Desfiles a puerta cerrada y redes sociales: la reconversión digital de la alta costura

La Voz REDACCIÓN / LA VOZ

INFORMACIÓN

La moda más exclusiva cambia la pasarela por cortometrajes, desfiles retransmitidos por Internet y catálogos en línea

28 ene 2021 . Actualizado a las 20:19 h.

La fantasía de la alta costura se niega a tirar la toalla tras el golpe de realidad de la pandemia. Como cada mes de enero, la presentación en París de las colecciones más exclusivas de cada firma ha vuelto a poner en pie su gran espectáculo a pesar de que la crisis sanitaria y las restricciones mantienen a su selecto público a distancia. Las redes sociales, los desfiles virtuales y pasarelas reservadas para grupos reducidos de clientas exclusivas impulsan la transformación digital con la que las grandes casas de moda intentan adaptarse al difícil contexto actual.

Las prendas de alta costura son prendas muy caras, pero los beneficios son limitados, pues se trata de colecciones que se dirigen a menos de un millar de personas en todo el mundo, lo que ha hecho desaparecer a muchas marcas desde los años 80. Ahora el coronavirus se lo ha puesto todavía más complicado. Uno de los grandes referentes, el libanés Elie Saab, ha presentado su baja en esta temporada ante la dificultad de organizar una presentación virtual en medio de la pandemia. 

Muchas marcas ya se habían apuntado anteriormente a retransmitir sus desfiles en sus redes sociales, pero el covid-19 ha impulsado la reconversión del sector. Este es ahora el único canal de comunicación con su público para intentar mantener viva la capacidad de soñar y fantasear con prendas sugerentes en un momento en que el chándal y el pijama se han convertido en las estrellas del confinamiento doméstico.