¿Están en crisis Tamara Falcó e Íñigo Onieva?

Martín Bastos

INFORMACIÓN

ALEX ROSS / CORTESÍA TOTÓ MADRID

La pareja, alrededor de la que siempre ha sobrevolado la sombra de los problemas, ha visto avivados los rumores en los últimos días

02 feb 2024 . Actualizado a las 19:17 h.

La relación entre Tamara Falcó e Íñigo Onieva nunca ha dejado de estar rodeada de rumores de crisis. Es cierto que la agitada vida laboral de Onieva, con horarios nocturnos y en locales de ocio, era bastante contrapuesta a la de la marquesa de Griñón, y el rumor de la infidelidad, que se confirmó finalmente poco después, nunca dejó de rondarles. Ahora, casi siete meses después de su gran boda por todo lo alto, su matrimonio y crisis siguen yendo de la mano en numerosas conversaciones.

¿Los motivos? Pues no se puede hablar solo de uno, aunque una de las versiones que circulan por los mentideros del cuore es la tensa discusión que protagonizaron (con aspavientos incluidos) en un conocido restaurante de Madrid. Así lo recoge el pódcast En todas las salsas

Tras salir a la luz este desencuentro que habría acabado con la pareja abandonando el local por separado, Íñigo Onieva ponía tierra de por medio y se iba a pasar el fin de semana a Baqueira Beret con su grupo de amigos mientras la marquesa se quedaba con su familia en la mansión de Isabel Preysler en Puerta de Hierro, como la propia Ana Boyer compartía a través de sus redes sociales. Ayer jueves Íñigo quiso zanjar las especulaciones y, tras ser visto abandonando el domicilio conyugal en su moto -el ático que Tamara adquirió en el 2020 y en el que se instalaron hace varios meses- ha asegurado que están «magníficamente bien», dejando claro que no hay ni crisis ni distanciamiento entre ambos.

Sin embargo, los reporteros no han pasado por alto la extraña actitud de los marqueses de Griñón, porque aunque su matrimonio marcha a las mil maravillas a punto de cumplir siete meses de casados, este jueves han pasado la noche separados. Inmerso en los preparativos del negocio de hostelería que arrancará esta primavera, Íñigo Onieva regresaba en moto a su casa a media tarde y no volvía a abandonar el lugar.

Por su parte Tamara Falcó, a la que no se ha visto en los últimos días, cumplía sus compromisos profesionales y reaparecía en la tertulia semanal de El Hormiguero, dejando claro con su actitud despreocupada y sonriente que nada hay de cierto en los rumores de crisis. Unos rumores que sin embargo, y a diferencia de otras ocasiones, ha evitado comentar en el programa.

Pero más llamativo todavía ha sido que tras El Hormiguero -en torno a las 23.00 horas- no ha regresado a su ático con Íñigo, sino que ha preferido irse a la residencia de Isabel Preysler, donde ha pasado la noche sin su marido. 

¿Hay crisis? ¿Se trata todo de una coincidencia? La revista de cabecera de la marquesa y su madre adelantaba en primicia en las últimas horas un desmentido de cualquier tipo de problema entre el matrimonio. Aseguran que fuentes cercanas a la pareja desmienten cualquier atisbo de crisis. El viaje de Onieva a la nieve estaba previsto y los dos están muy ilusionados esperando convertirse en padres próximamente, mientras disfrutan de los primeros meses de su nidito de amor.