Un luso desbanca al candidato de Trump al organismo de la ONU para migraciones

Más de 500 detenidas, entre ellas Susan Sarandon, en una protesta ante el Capitolio

La mujeres se taparon con las mantas plateadas con las que cubren a los niños enjaulados
La mujeres se taparon con las mantas plateadas con las que cubren a los niños enjaulados

REdacción / La voz

Otro político portugués llega a un alto cargo de nivel internacional. A la llegada de António Guterres a la Secretaría General de la ONU se une ahora la de su amigo António Vitorino a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Su elección ayer como director general fue de todo menos previsible. El nombramiento era desde hace más de 50 años algo rutinario, ya que ese cargo recaía en un estadounidense desde la creación de la institución en 1951, con una sola excepción entre 1961 y 1969. La oportunidad vino dada cuando Donald Trump eligió como candidato a Ken Issacs. En medio del malestar a la política migratoria de la Administración republicana, Isaacs evitó criticarla o manifestar su oposición a medidas como la construcción del muro con México o a la separación de niños migrantes de sus padres. Todo esto unido a su retórica antimusulmán -como calificar al islam de «religión no pacífica»-. Tuve el dudoso honor de ser el menos votado en la tres rondas de votación y quedar eliminado en la liza final, que quedó para Vitorino y la costarricense Laura Thompson, actual subdirectora de la OIM.

Vitorino (Lisboa, 1957) es un jurista y político socialista con una larga trayectoria en la vida pública lusa y europea. Se afilió al Partido Socialista en plena Revolución de los Claveles aún sin cumplir los 18 años. Fue secretario de Estado en el Gobierno de Mario Soares y ministro de Defensa con Guterres. Fue eurodiputado antes de asumir como comisario de Justicia e Interior 1999 y el 2004, para luego dirigir el Instituto Jacques Delors.

En estos tiempos de políticas xenófobas y nacionalistas, será todo un revulsivo por su defensa de soluciones multilaterales y apuesta por regular la migración en el marco de la cooperación entre los países de origen y destino. «Portugal continúa asumiendo sus responsabilidades en la gestión global de las migraciones», escribió en un tuit el primer ministro António Costa.

Marcha de mujeres

No acabaron aquí las malas noticias para Trump. La Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó una resolución impulsada por México para condenar «enérgicamente» la política de separación de familias de inmigrantes y pedir su reunificación «lo más rápido posible».

El día anterior 575 mujeres, incluida la actriz Susan Sarandon y la congresista demócrata Pramila Japayal, fueron arrestadas ante el Capitolio durante una protesta contra la política migratoria de Trump. Tras ser procesadas por manifestación ilegal, fueron liberadas a las pocas horas. «Arrestada. Permaneced fuertes. Seguid luchando», publicó Sarandon en su cuenta de Twitter. Un mensaje similar lanzó Japayal, que cargó en la redes contra la política de Trump: «No en nuestro país, no en nuestro nombre».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un luso desbanca al candidato de Trump al organismo de la ONU para migraciones