Rajoy legitimado, el PSOE resiste, Podemos no cumple las expectativas y Cs retrocede

Eduardo Bayón
Eduardo Bayón REDACCIÓN

OPINIÓN

27 jun 2016 . Actualizado a las 12:51 h.

Las elecciones generales del 26-J pasarán a la historia, tanto por los resultados como por ser las primeras elecciones convocadas por el fracaso y ante la falta de investidura de Presidente, pero también serán recordadas, sin lugar a dudas, por el fracaso en todos los pronósticos y encuestas sobre lo que iba a ocurrir.

El Partido Popular ha logrado un triunfo mayor que el que todas las encuestas pronosticaban, al cosechar 137 escaños (+14) y un 33% de los votos (más de 7.900.000 de sufragios, medio millón más que el 20-D). El es un triunfo de la estrategia de Mariano Rajoy que prefirió esperar en la retaguardia, sin hacer nada, mientras Sánchez fracasaba en la investidura. La suma de Ciudadanos le serviría, con 169 escaños, para lograr un respaldo suficiente en el Congreso para gobernar, y conseguir la investidura (en la segunda sesión) si hay abstenciones de terceros. Lo que queda claro de la jornada electoral de ayer, es que Rajoy sale reforzado y legitimado para ser de nuevo elegido Presidente del Gobierno.

El Partido Socialista de Pedro Sánchez logra 85 diputados (cinco menos que en 2015) y el 22,6% de los votos, y lo más importante, ha logrado resistir y evitar el sorpasso de Podemos. Ahora el Partido Socialista deberá elegir su voto en la investidura. La decisión la tendrá el Comité Federal, y está por ver si el PSOE se abstiene o no (y a cambio de qué) en la probable investidura de Rajoy. El escenario para los socialistas sigue siendo complejo, pero es bastante mejor de lo esperado.