Confusión


Parece que a Rajoy el verano le confunde. Es verdad que en la práctica no hay otra alternativa que un Gobierno presidido por él o unas nuevas elecciones. Esto último sería imperdonable, así que todo apunta a que Rajoy seguirá en la Moncloa... si los dirigentes políticos se mueven según la lógica democrática y la responsabilidad a que les obligan los millones de votos que han recibido cada uno de ellos. Que no son un regalo, son un compromiso. Y el mayor, para el propio presidente en funciones y candidato principal a la reelección. Rajoy no puede creerse un soberano sentado en su trono al que los demás deben rendir pleitesía. Al contrario, es el más obligado a remangarse y trabajar duramente por conseguir los apoyos parlamentarios que le faltan. Porque suya es la responsabilidad de ganárselo, no la de los demás de regalárselos. El líder del PP, que en el pasado reciente cerró todas las puertas, tiene ahora el deber de llamar a todas ellas para intentar reabrirlas. Y debe esforzarse con ahínco, no con generalidades ni vacuas promesas, sino con un serio programa de propuestas que sean de valor para aquellos cuya posición quiera mover, es decir el PSOE. Lo demás es confundir la responsabilidad política con la sumisión y el entreguismo.

Tags
Comentarios

Confusión