Vendrán tiempos difíciles

OPINIÓN

14 jul 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Pertenezco a la generación que casi nació y creció con la negra sombra de ETA. Todo su largo historial de crímenes me resulta tan pegado a mi historia que no recuerdo ya ni las treguas anteriores ni los tiempos sin dolor. 

ETA ha estado demasiado presente y ha causado demasiado dolor a la sociedad que alumbró la esperanza del cambio en este país, y pese a ella fuimos capaces de construir espacios de libertad, lugares donde entendernos, y contra ella nos manifestamos reiteradamente las personas de buena voluntad de este país. 

Uno puede recorrer las grandes alamedas de la memoria, recordar manos blancas, discursos, crispación y nucas ofrecidas al dolor profundo de las víctimas pidiendo un imposible, que quienes practicaban el terror tuvieran un ápice de piedad por el resto.