Rajoy saca a pasear su continuismo

OPINIÓN

30 ago 2016 . Actualizado a las 19:14 h.

Mariano Rajoy ha presentado este martes en el Congreso de los Diputados su proyecto de Gobierno, acordado con Ciudadanos y Coalición Canaria, más FAC, UPN y PAR, los cuales ya habían concurrido a las elecciones junto al PP en coalición. Los principales argumentos esgrimidos por el aún presidente en funciones, han versado sobre las consecuencias nefastas del bloqueo institucional, y de la necesidad de un Gobierno estable y moderado que pasa exclusivamente por él, además de insistir en que no existe alternativa posible. Tampoco ha desaprovechado la oportunidad para recordar que tiene la legitimidad que le otorgaron los resultados del 26-J, donde no sólo logró ganar la contienda electoral, sino que también mejoró los resultados de diciembre.

No faltó un clásico, como lo es la herencia recibida, y eso que el PSOE dejó de gobernar ya en 2011. Aprovechó la cuestión para enlazarla con datos económicos, en una votación de investidura que sabe perdida de antemano, y que por momentos, parecía más dedicada al espectador, que a conseguir los votos que le restan para lograr la mayoría necesaria. Tanto es así, que por ejemplo las alusiones al Partido Socialista fueron inexistentes.

Esta es la segunda sesión de investidura de Rajoy, tras la que afrontó en diciembre de 2011 cuando tenía una mayoría absoluta holgada que le aseguraba la elección en primera vuelta. Ahora, con 170 escaños que le respaldan, resultarán insuficientes para su reelección, salvo sorpresa de última hora.