De la fábrica de San Claudio al bazar chino

OPINIÓN

01 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

No es una metáfora, o sí, pero ya es una realidad. Han pasado siete años desde el cierre de la fábrica de loza de San Claudio y ya hay un bazar asiático en el pueblo, en su escaparate una sopera made in china me recorre el espinazo con una descarga de rabia y tristeza.

Ahora hablemos de empleo, de economía, de comercio local, de identidad, de planes de crecimiento para la región, de protección del patrimonio, de presente y de futuro.

La fábrica de S. Claudio despidió 135 trabajadores hasta su cierre en el 2009, el bazar chino apenas emplea a un par de personas. La fábrica de loza suponía un bien de interés cultural, un conjunto histórico y un patrimonio industrial autóctono que daba identidad a la localidad a la que estaba ligada, con más de 100 años de historia. Las autoridades políticas no le quisieron otorgar el galardón de BIC (Bien de Interés Cultural) aunque de facto lo fuera.