Aquí no pasa nada


La lucha interna en el PSOE por el poder actúa como pantalla en la actualidad y la información española. Parece que la lucha fratricida en las filas socialistas copara el espacio informativo y todo lo demás fuese secundario, como si apenas tuviese importancia. A la vez que esto sucede, en Podemos se libra una lucha interna, similar, pero menos belicosa. El problema de los refugiados ya no sale en las portadas, pero sigue estando muy vivo; no vende, nos da igual. El caso de las tarjetas black salpica a unos y otros: a todos. Se ha empezado a juzgar la trama gürtel. Y tantas y tantas noticias que quedan eclipsadas por lo que sucede en el PSOE.

Los casos de las black y gürtel golpean sobretodo a un partido: el PP. Que es el que cuenta con el apoyo de la mayoría de los españoles en las tres últimas elecciones realizadas, y ostenta el gobierno de nuestro país, en funciones, pero el gobierno. Nos debería hacer reflexionar sobre el tipo de sociedad en la que vivimos.

Asturias hacía mucho tiempo que no tenía una posición tan relevante en la política nacional. Javier Fernández dirige la gestora que dirige el Partido Socialista y Areces es el portavoz del Grupo Socialista en el Senado. De Javier, hablan muy bien los medios y no tanto las personas, «El Mudu» se le ha apodado en el Principado, y éste  junto a la lideresa rociera han de ser los que guíen a la socialdemocracia, lo que nos espera. Personalmente no conozco al señor Fernández, recuerdo la primera vez que vi uno de sus carteles postulándose a Presidente del Principado -elecciones que perdió frente a Cascos- y alguien me dijo que era el elegido de Josianguel (Villa). Como en casa habíamos leído a Gómez Fou sabíamos cómo se las gastaba el delator, y no era bien visto, así que siempre desconfié de Fernández. A Vicente Álvarez Areces si que tuve el gusto de conocerle en una comida en el Senado, yo compartía mesa con gente del PP. Me presentaron a Tini y al instante me pareció un tipo cercano y afable, no dudó en pasarme una de sus tarjetas y se mostró abierto a todo lo que necesitara. «Es un hombre muy trabajador» me dijeron los populares, lo que yo ya no se es si es trabajador en general; o en el Senado, que es como no hacer nada. Unos y otros, antes enfrentados, han unido sus fuerzas para acabar con Sánchez: lo han conseguido. Pero esta era lo más sencillo, el futuro de los socialistas es dudoso y presenta muchas dificultades. Un partido en el que se encuentra enfrentados sus líderes y sus militantes es imposible que triunfe. «A la izquierda del PSOE está la barbarie» -y creo que es cierto- nos dicen los barones. Pero su militancia no parece muy conforme. La abstención y, por tanto, investidura de Rajoy parecía hecha hace una semana; ahora hay dudas. Unas nuevas elecciones podrían traer un mayor número de votos a los populares, ¿los suficientes para gobernar? Lo dudo, volveríamos a lo mismo. Lo que sí está claro es que las posibles elecciones en diciembre vendrían acompañadas de un descalabro de votos  brutal para el socialismo. Muchos de sus votantes se sienten traicionados por sus popes y se lo harán pagar. En las próximas semanas veremos el desenlace.

Mientras tanto, en la Audiencia Nacional, acontecen a la vez los juicios de las black y de gürtel. Un juicio a una manera de vivir en la que todos fuimos ricos, brotaban los polos con las banderas de España, la melenilla engominada y las pulseritas. Todos nos vemos libres a juzgar y opinar sobre la podredumbre moral de los implicados, pero, recuerden que los bolígrafos de los bancos están sujetos por una cuerda y pocos políticos y hombres de negocios acuden a tramitar asuntos a las ventanillas.

Así, como quien no quiere la cosa, hoy lunes 17 de octubre, ya hace 302 días que España está sin gobierno. Y aquí no pasa nada.

Comentarios

Aquí no pasa nada