Del Pardo a la Moncloa, pasando por Serrano

OPINIÓN

26 oct 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Probablemente estamos asistiendo a la tercera Restauración Borbónica. Las dos anteriores, con un siglo de diferencia entre ellas, estuvieron marcadas por situaciones que tienen mucho en común con la que estamos viviendo. En noviembre de 1885, el rey Alfonso XII, derrotado por la tuberculosis, falleció en el palacio de El Pardo. La situación se salvó en primera instancia con la regencia de María Cristina de Hasburgo-Lorena, segunda esposa del monarca fallecido. Según el historiador, Claudio Sánchez Albornoz, el rey, en su lecho de muerte, le dijo a su esposa: «Cristinita, guarda el coño y de Cánovas a Sagasta y de Sagasta a Cánovas». Conviene señalar que Donald Trump aún no había nacido.

El bipartidismo inicia su andadura

Los deseos del monarca se cumplieron a rajatabla y el modelo bipartidista se instauró tras el acuerdo conocido como «acuerdo de El Pardo» (1885)

El bipartidismo fue la fórmula puesta en práctica para sostener un modelo político levantado sobre los pilares de la España tradicional, esa que se arrodilla o desfila con uniforme de gola y gala llevando al dictador bajo palio.