¡Qué necesidad hay en hacerlo!


Esta semana se han hecho públicas las investigaciones que se están realizando a una serie de futbolistas que, supuestamente, desviaron parte de su dinero con el fin de esconder parte de sus fortunas en paraísos fiscales. En España el caso que más ha dado de que hablar es el de Cristiano Ronaldo, al que la Hacienda española le sigue la pista por sus ganancias publicitarias en los últimos años, que se calculan sobre los 150 millones de euros.

Al leer este tipo de noticias me salta siempre la misma pregunta: ¿qué necesidad hay de hacer esto? Los futbolistas, como el resto de los trabajadores, tienen que tener las mejores condiciones laborales posibles. El problema es que algunas de estas personas no solamente trabajan en el terreno de juego, sino también fuera de los campos al ser los protagonistas de anuncios publicitarios que, en muchos casos, les da más compensaciones económicas que la nómina que les paga sus respectivos clubes de fútbol.

A mí lo que me gustaría de estas estrellas del fútbol es que supieran la cantidad de personas que están detrás de ellos en situaciones complicadas. Las ingenierías financieras les permitirán guardar un dinero que no van a gastar en su vida y que perjudicarán a quienes precisamente son sus ídolos. El «hacienda somos todos» es una utopía inalcanzable precisamente por culpa de los que más tienen, que deberían ser los que más arrimaran el hombro.

No solamente es un tema con particulares, sino que también hay empresas (multinacionales sobre todo) que comparten esta misma filosofía. A este ritmo la riqueza no se va a repartir, sino a concentrar en muy pocas manos, y algunos no queremos mirar para otro lado. Lo peor de todo es que no hay ninguna necesidad de hacer esto, pero como bien decía Quevedo, poderoso caballero es Don Dinero.

¡Qué necesidad hay en hacerlo!