Episodio 2. Green Day - Y Wladfa - Visionarios Patagónicos - Una iglesia deshabitada

Fran Gayo
Fran Gayo VISIONARIOS Y BABAYOS

OPINIÓN

29 ene 2017 . Actualizado a las 13:36 h.

No voy a ponerme ahora a contextualizar ni explicar los motivos, pero al día siguiente, temprano, muy temprano, yo tenía una resaca de mil demonios y me dirigía de amanecida al aeropuerto Jorge Newberry, junto a mi mujer, mi hijo y mi suegro. Al volante del taxi un joven que terminaba su turno e intentaba mantenerse despierto a base de escuchar Green Day a un volumen del 11, mientras mi mujer, sumando esfuerzos, trataba de aguantarle la conversación para despabilarlo un poquito. Yo en ese momento bastante tenía con tragarme las arcadas y reflexionar sobre varias cosas que habían perdido toda gracia hacía ya tiempo, así que reconcentrado en esa idea no participé apenas.

Y de ese modo, así, empezó mi primer día de vacaciones en bastante tiempo.

Horas después caminábamos por Rawson, capital de la provincia del Chubut, en plena Patagonia, a unos 1400 kilómetros de Buenos Aires. Los primeros asentamientos en Rawson datan de 1810, cuando un grupo de colonos galeses atravesó el océano y sembró la región de topónimos bellos como litografías de una civilización oculta,  impronunciables para quienes no pertenezcan o hayan pertenecido en algún momento a la Y Wladfa  (que es como entonces se denominó a la comunidad galesa desplazada): Porth Madryn , Gaiman, Bryn Gwyn, Glyn Du, Bryniau Meri... resulta imposible no mirarlos con embeleso, como quien se atonta mirando un jeroglífico trazado con una combinación de grafías exquisita.  

A partir de este punto trataré de evitar el corta pega a lo loco de datos, cifras, porcentajes y cronologías, porque además de ser petulante y aburrido no haría otra cosa que embarrar el aspecto mítico de la Patagonia.