Difundir el odio


Esta semana he visto (afortunadamente) a mucha gente censurando el autobús de Hazte Oír y las palabras del eurodiputado polaco Janusz Korwin-Mikke, pero claro, a la vez que se muestra el rechazo y la más amplia condena por estas actitudes, (lamentablemente) se propagaron en el mismo pack sus mensajes llenos de odio y sinrazón. Los defensores de estas actitudes, además de no tener dos dedos de frente, se quieren proteger en la libertad de expresión. Bajo mi punto de vista lo peor de todo es que consigan adeptos poco a poco.

Estamos en la antesala de la semana en la que volveremos a conmemorar lo que significa el 8 de marzo. España sigue necesitando urgentemente un pacto de Estado que frene esta lacra terrorista. Llevamos un 2017 muy negro y poco alentador pero como sociedad no nos podemos quedar con los brazos cruzados. Todo ello sumado a personajes como Donald Trump, que no hay semana en la que no haga algo que indigne, conlleva finalmente a pensar que el mensaje del odio y del desprecio al diferente está más presente que nunca en pleno siglo XXI. Los refugiados son otro ejemplo de este mundo insolidario. Llevamos más de un año viendo día tras día imágenes de cómo intentan llegar a Europa y se ha hecho muy poco. Y podríamos seguir hablando y poniendo mil ejemplos más.

No obstante prefiero pensar en positivo con el fin de semana que se nos presenta, y lo digo a razón de que en Oviedo hemos organizado actividades múltiples para el Antroxu. Espero que ante tanta mala noticia podamos disfrutar de una fiesta popular más con el objetivo de pasárnoslo muy bien.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

Difundir el odio