De mal en peor

OPINIÓN

24 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Estoy preocupado con el nivel del debate que se está desarrollando entre los compañeros del PSOE a cuenta de las preprimarias (si se me permite usar esta palabra). Sigo considerando que el retrasar hasta mayo y junio esta carrera a la Secretaría General fue un error, pero no parece que haya ninguna intención de modificar las fechas. Lo que está claro es que los que más pedían que estos meses de interinidad en la dirección del partido los dedicásemos al qué (proyecto) en vez de al quién (personas) han caído al final en la trampa. Celebro que por fin Susana Díaz dé el paso este domingo en Madrid, como muchos de sus seguidores le pedían, en un acto no exento de polémica en cuanto a quienes están detrás de su organización (sobre todo con los autobuses, que legítimamente en Asturias están algunos diputados de la Junta General colaborando en ello, y creo que están en su pleno derecho a hacerlo si así lo desean) y de los costes que acarrea el alquiler de un pabellón del Ifema que, por ahora, no han sido desvelados ni tampoco quién va a afrontar esos gastos.

La última batalla entre quienes apoyan a Susana Díaz y los que están con Pedro Sánchez tiene que ver con las donaciones. Desde el entorno del ex Secretario General se habla de que sus actividades se recaudan por un sistema totalmente a través de una web (llamada ‘Bancal de Rosas’) en la que se puede aportar hasta 300 euros. Creo que por el volumen de lo recaudado (según los datos publicados, 82.800 euros a 19 de marzo) ha originado que los seguidores de Susana Díaz, que reitero que fueron los que pedían esperar a la aprobación en el Comité Federal de las fechas del proceso de primarias y el congreso, se hayan visto fuera de juego. La Gestora, queriendo arbitrar, ha pedido a los tres equipos (porque hay que recordar que Patxi López también está en esta tarea) que haya un sistema de donaciones centralizado por el PSOE, de manera que pueda saberse tanto los ingresos como los gastos, con el fin de cumplir con la ley de financiación de los partidos políticos. La duda está en que hay disparidad de opiniones de si este proceso previo al de las primarias se puede considerar un acto interno del partido, puesto que algunos alegan que al no haber convocatoria oficial el dinero recaudado no es para financiar al partido.

Lo malo de todo es que otros partidos no necesitan criticar ni poner el dedo en la llaga a cada uno de nuestros calentones. No hace falta más que pasarse por los perfiles de algunos compañeros y comprobar que sus reflexiones contra otros que defienden una candidatura distinta hacen ahora mismo del PSOE un partido totalmente dividido. Se llega a tal esperpento en las redes sociales que una compañera llama ‘feos’ a otros dos compañeros y pese a que muestra sus disculpas y dice haberlo dicho de manera irónica, hacemos de ello un drama y una denuncia de que comentarios de ese tipo no pueden salir de alguien que ocupó la Secretaría de Estado de Igualdad en la época de Zapatero. Anda la piel muy sensible por lo que se ve.