Vamos a hablar bien de España


Los españoles no hubiéramos necesitado a italianos, alemanes, judíos expulsados y notables de los Países Bajos para fabricar la leyenda negra de España. Con el resentimiento que nos corroe y nuestro fortísimo sentido autocrítico, grabado en los genes, nos bastamos y sobramos.

Sobre España, los españoles y lo español, y el espíritu «a la contra» que nos caracteriza, escribió Camilo José Cela en 1959 para la revista francesa Cuadernos del Congreso por la Libertad de la Cultura, citando, entre otros ilustres compatriotas que nos han estudiado y definido, a Américo Castro, Miguel de Unamuno, Marcelino Menéndez Pelayo, José Ortega y Gasset y Claudio Sánchez-Albornoz. Por tanto, no soy yo quien para enjuiciarlos.

En el reciente congreso del PP de Madrid, Mariano Rajoy pidió a sus militantes que hablen bien de España «porque es un gran país» y porque ya hay suficientes que se ocupan de lo contrario. Pues bien, con más título que el de español, me apunto a lo solicitado por el presidente.

Corre por una de las redes sociales (debo decir que no estoy en ninguna y que me entero de cosas porque me informa mi mujer) un acertijo que pocos atinan y que transcribo por si quieren participar. Dice así:

¿De qué país era originaria la primera moneda aceptada mundialmente? ¿Cuál es el país con más reservas de la biosfera del mundo? ¿En qué país se inventó el primer traje de astronauta? ¿En qué país se inventó el primer juego de ordenador?

Pues aquí tienen las respuestas, que pocos conocen y que los encuestados en el vídeo adjudican a otros: El real de a 8, peso de ocho, peso fuerte o dólar español, acuñado en 1759 en México, fue la primera divisa de uso mundial. España es el país con más reservas de la biosfera reconocidas por la Unesco. En España, y lo inventó y patentó en 1935 como primer traje de astronauta el ingeniero militar español Emilio Herrera Linares (Granada, 13 de febrero de 1879-Ginebra, 13 de septiembre de 1967). En España, en 1910, el ingeniero de caminos y matemático Leonardo Torres Quevedo (Santa Cruz de Iguña, Molledo, Cantabria, 28 de diciembre de 1852-Madrid, 18 de diciembre de 1936), desarrolló el primer ordenador y en 1916 inventó e instaló el Spanish Aerocar (transbordador) del Niágara, aún en servicio en las cataratas que separan Estados Unidos de Canadá.

Este juego es una pequeña muestra de nuestra ignorancia, del derrotismo crónico y de la ausencia enfermiza de amor por lo nuestro. Y si abrimos el abanico al puesto que ocupamos en las distintas clasificaciones mundiales o a la labor de nuestras reales academias, el asombro por lo digno de los puestos en que estamos nos deja cara de bobos. Y no digamos si consultamos los índices de esperanza de vida, de mortandad infantil, de educación, de cobertura y prestaciones de la sanidad pública, de los servicios públicos básicos, de protección social y de calidad de vida. Tiene razón Rajoy, hablemos bien de España porque es un gran país y porque ya hay suficientes aguafiestas.

Valora este artículo

0 votos

Vamos a hablar bien de España