La España que quiero


Hoy conmemoramos un nuevo aniversario de aquel 14 de abril de 1931 que trajo la II República a este país. Un hecho histórico que provocó ilusión en las calles y una esperanza a España de cara a modernizarse con lo mejor que tenía. Lamentablemente cinco años después empezaría una guerra civil que nos separaría en dos, con la victoria final de un régimen dictatorial que a día de hoy pervive en muchas actitudes de determinados sectores sociales. No obstante, la muerte de Franco abrió un nuevo periodo que, en los momentos en los que vivimos, creo que plantea una renovación de estructuras y de procedimientos para que los españoles del siglo XXI podamos sentirnos cómodos y orgullosos de nuestro país.

En esta semana en la que nos dejaba Carme Chacón se ha hablado mucho de las fotos en las que se le veía pasando revista a las tropas en Afganistán mientras estaba embarazada. Lo que en su momento se consideró una campaña de marketing de Zapatero ahora se ve como un avance de las mujeres en su lucha por la igualdad real entre ambos sexos. Sea lo que fuere, España ha dado pasos agigantados en muchas materias desde la restauración de la Democracia, pero el retraso que nos supuso la dictadura franquista pesa hoy, a mi juicio, demasiado, porque todavía se ven determinados hechos que un país moderno debería tener resueltos y superados hace tiempo. Por ejemplo, que la Audiencia Provincial de Madrid haya admitido a trámite una querella presentada por la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos contra el Gran Wyoming y Dani Mateo por un chiste sobre la cruz que allí se alberga, en un programa que todo el mundo sabe que es de humor, denota desde mi punto de vista que nos queda mucho camino por recorrer.

Soy de los que pienso que si el golpe militar de 1936 no hubiese triunfado, la República Española habría conseguido que este país fuera un lugar a imitar por otras naciones del mundo. No obstante la historia es la que es, pero creo que aún estamos a tiempo de reconducir la situación. La España que quiero pasa porque más temprano que tarde hagamos un Estado donde todos los españoles tengamos los mismos derechos y deberes y podamos elegir y ser elegidos democráticamente en igualdad de condiciones. ¡A POR LA TERCERA!

Comentarios

La España que quiero