La censura es contra el PSOE y C's


L a moción de censura es como la bomba atómica de un régimen parlamentario. Es, según la Constitución, el método de exigir la responsabilidad política del Gobierno; el método máximo porque, si triunfa, provoca la destitución del primer ministro. Pero es un instrumento cargado por el diablo: el fracaso de esa iniciativa puede conducir al ridículo a su promotor, como le ocurrió a Antonio Hernández Mancha. Y, si se presenta y no tiene apoyos suficientes, solo tiene dos explicaciones: o se usa como medio espurio de propaganda o con la finalidad de causar daño a alguien. 

¿Va a dañar al Gobierno Rajoy la moción que anunció Pablo Iglesias? No lo parece. Al revés: puede producir el efecto de una moción de confianza ganada por el presidente actual. No sería extraño, por ello, que en la Moncloa hayan celebrado la idea: le da a Rajoy la oportunidad de reafirmar su programa, repetir los logros de su política y marcar territorio en el tema de la corrupción. Por muy brillante y escabroso que sea Pablo Iglesias, no causará ni un rasguño al partido gobernante, quizá lo fortalezca, y el señor Iglesias lo sabe. Lo que busca, por tanto, no es erosionar al PP -mucho menos derribarlo-, sino «otros fines», como dijo el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

Y esos fines están clarísimos: hurgar en la división del PSOE, forzar que vote otra vez a favor de Rajoy para presentarse como única oposición e insistir en la idea de que Ciudadanos es la «marca blanca» del PP. Es, por tanto, una iniciativa contra el PSOE y Ciudadanos. No desprecio su inteligencia táctica, pero, como la calificó Antonio Hernando, está llena de «mala fe». Si Podemos la presenta antes de las primarias del PSOE, será un intento de favorecer a Pedro Sánchez porque el PSOE que votará en contra -el de la gestora, el aparato y Susana Díaz- será presentado como una fuerza política conservadora y hasta cómplice de la corrupción. Si se presenta después de las primarias, también está claro: si gana Díaz, ha ganado el socialismo de derechas que no quiere derribar a Rajoy; si gana Sánchez, se podrá contar con él, y hasta provocar una escisión. El plan es diabólico, pero esas son las facilidades que brinda un adversario al que Podemos quiere devorar.

Mi crítica a la moción de censura: 1) Mientras no tenga un candidato a la presidencia del Gobierno, no cumple las condiciones que exige la Constitución. 2) España solo ganará crispación y demagogia en el debate. 3) Los promotores son capaces de llevar el referendo catalán en su programa con tal de arañar los votos del PDeCat y de Esquerra Republicana. Y 4) No es patriótico utilizar un mecanismo tan solemne para beneficio de un partido. No es ese el espíritu de la Constitución.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

La censura es contra el PSOE y C's