Huérfanos de WhatsApp


De repente el mundo descubrió, horrorizado, que no le funcionaba el WhatsApp. Fueron algo más de dos horas, pero a muchos les pareció una eternidad, una tragedia y un drama. La plataforma de mensajería se ha convertido en imprescindible para la vida cotidiana. O al menos eso queremos creer. Millones de personas desesperaron. Se lanzaron a Google, Twitter y Facebook en busca de respuestas. No las hubo. Al menos de forma oficial. Y solo los medios pudieron servir de consuelo contando lo que había pasado y explicando que la caída era de alcance mundial. Mal de muchos, consuelo de... Ocurre a menudo, confundimos medio y mensaje. Y echamos con demasiada frecuencia las culpas a los mensajeros. A los que, cuando pasa algo, casi siempre responden, sin pedir casi nada a cambio.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Huérfanos de WhatsApp