Celebrar el Medio Ambiente cuesta voluntad

OPINIÓN

05 jun 2017 . Actualizado a las 09:19 h.

Ecologistas, movimientos sociales y algunos gobiernos llevan desde los 90 avisando y luchando contra la degradación del Medio Ambiente y el cambio climático, en especial desde la puesta en marcha del Protocolo de Kioto en 1997. Y los negacionistas lo sabían también.

Los compromisos adquiridos en París a finales de 2015, resultaron interesantes y la piedra angular de un proyecto a largo plazo (2025). Pero insuficientes a todas luces, pues dicho Acuerdo es no vinculante, y se limita a un simple anuncio del porcentaje de emisiones a reducir y en qué plazo, dejando al libre albedrío de los estados las decisiones y las medidas a tomar dentro del marco de dicho Acuerdo.

Hemos visto también incluidos entre los objetivos de la Agenda de Desarrollo Sostenible de la ONU, aquellos que garanticen y gestionen de forma sostenible el agua y la energía, que conserven los océanos, mares y ecosistemas terrestres, y una batería de medidas a adoptar para combatir el cambio climático.