Recientemente comenzó en España una campaña para que la Academia recoja en su diccionario el sustantivo sororidad. Según las impulsoras de esta iniciativa, significa «hermanamiento entre mujeres, lo que propicia la alianza, confianza o reconocimiento que llevará a la emancipación y empoderamiento de todas las mujeres del mundo». Ese hermanamiento entre mujeres podría llamarse hermandad o fraternidad femenina, pero las partidarias del neologismo buscan un nombre que designe solo a mujeres. Y si tras fraternal está frater ‘hermano’, para sororidad se recurre al latín soror ‘hermana’, que el catalán antiguo convirtió en sor, que hoy usamos como antenombre de las hermanas de las comunidades religiosas. Su sinónimo castellano sóror apenas se emplea desde el siglo XVIII.

Donde sí aparece sororidad es en el Diccionario de americanismos, que sitúa en Puerto Rico el área donde se usa y da esta definición: «Agrupación que se forma por la amistad y reciprocidad entre mujeres que comparten el mismo ideal y trabajan por alcanzar un mismo objetivo». Indica también que sororidad procede del inglés sorority. Las sororities son, entre otras asociaciones de mujeres, las hermandades femeninas de estudiantes de las universidades, con nombres a base de letras griegas, como la Chi Zeta Theta Inc. Las de varones son las fraternities.

Marcela Lagarde, académica y antropóloga mexicana, considerada el mayor referente del feminismo en la América de habla hispana, trata repetidamente sobre la sororidad, que incluso lleva al título de una de sus obras, Enemistad y sororidad: Hacia una nueva cultura feminista. Menciona como su equivalente en inglés sisterhood, ‘relación entre hermanas, hermandad’. Se emplea con los significados de ‘sentimiento de afinidad y proximidad con un grupo de mujeres o con todas las mujeres’ (Canadian feminists acknowledge their sisterhood with women around the globe) y de ‘comunidad de mujeres unidas por un interés común, la religión o el trabajo’.

Sororidad tiene una variante, soridad, que se usa mucho menos, y unas voces de la misma familia, como sororal, sórica y sororario. La primera está en el Diccionario desde 1984, como adjetivo, pero con el significado de ‘perteneciente o relativo a la hermana’, no a la sororidad.

Con el tiempo se verá si se amplía el ámbito de uso de este sustantivo o si se queda limitado al mundo feminista.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La sororidad