Santiago, cierra ya España


Un Gobierno que no toma ni una sola medida política tres días después de celebrarse un referéndum ilegal. El principal partido de la oposición que reclama dialogar con el principal instigador de ese delito. La tercera opción electoral que defiende que se cometa esa ilegalidad. Y, por supuesto, unos gobernantes en Cataluña que han instigado a la sedición, la desobediencia y la violencia. La política no nos ofrece muchas soluciones.

Muchos medios de comunicación que llevan a sus portadas una supuesta actuación desproporcionada de la Policía y la Guardia Civil, empleando fotografías de 2012 como si fuesen actuales y poniendo en igualdad de condiciones de espacio a defensores de la Constitución con golpistas confesos.

Presuntos intelectuales, deportistas, filósofos de alcoba y ex jueces delincuentes apelando al diálogo como si fuese un festivo combate de boxeo con reglas y todo. El presidente del Principado ha sido meridianamente claro sobre el diálogo huero y sus nulas consecuencias.

Apelo al apóstol Santiago a que desde su sepulcro cierre España por vacaciones, por incomparecencia --como el Barça-- por fin de siglo. Estamos más o menos en los 500 años de existencia como nación, y es buen momento para poner en práctica una de nuestras más acendradas virtudes: el adanismo. Hemos sido siempre un país de mierda que ha llegado hasta aquí a duras penas pese a los Austrias y los Borbones, la Iglesia y la Inquisición, la Constitución de Cádiz y el guerracivilismo que tanto morbo nos proporciona.

Al fin y al cabo, si como egregios historiadores han descubierto recientemente, Santa Teresa, Colón y Cervantes era catalanes yo prefiero serlo también y renunciar a mi condición de hijodalgo asturiano. ¿Quién me lo puede impedir si mi apellido y el de la Santa ex abulense es el mismo? Supongo, además, que el responsable del registro catalán que me inscriba tendrá las mismas tragaderas que las urnas-tuper del domingo. España, España… qué pereza das.

Comentarios

Santiago, cierra ya España