Los grilletes del busto de Concepción Arenal

OPINIÓN

05 nov 2017 . Actualizado a las 13:11 h.

El Ayuntamiento de Madrid ha repartido placas por la capital del reino para recordar a una eminente política republicana y algunas escritoras de la generación literaria del 27, a la que por mucho tiempo se consideró una generación casi exclusivamente varonil. Las contadas mujeres citadas venían además muy en breve y en letra pequeña en los libros de texto. Bien está, por tarde que sea, homenajear su memoria.

La alcaldesa Manuela Carmena recordó, con respecto a doña Victoria Kent, una curiosa anécdota durante su etapa como Directora General de Prisiones, bajo el ministerio de Justicia de don Fernando de los Ríos: Kent, aparte de muchas otras medidas humanizadoras, eliminó los grilletes entre los presos de las cárceles españolas. Con ese material de opresión propio del medievo, doña Victoria encargó un busto en hierro fundido de la escritora Concepción Arenal como merecido homenaje a quien le había precedido en la defensa de los derechos humanos en las prisiones.

Desconozco si el monumento que actualmente hay en Madrid dedicado a Arenal, en la confluencia del Paseo de Moret con el de Rosales, conserva o sustituye ese busto que se ubicó durante la segunda República en esa misma zona, o si pudo la estatua pudo sufrir algún percance en el transcurso de la guerra o la dictadura. Hace unos días destrozaron un busto de granito de la escritora gallega en la ciudad de Lugo, a modo de ratificación o reciclado del vandalismo patrio.