De los volquetes de putas a los puticlubs de la legión VII

OPINIÓN

22 nov 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Me va a excusar el atento lector, pero a la hora de iniciar este artículo prefiero no rastrear en aquellas otras tramas corruptas que arrojan una relación entre los políticos del Partido Popular y los puticlubs, aunque todos sabemos de algunos casos. Por ello quizá no nos sorprende -aunque nos asquea- la emisión de un nuevo capítulo de la serie a cuenta de las conversaciones del expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, grabadas por la Guardia Civil en el contexto de la llamada Operación Lezo.

Las escuchamos en La Sexta y El Plural. El escenario de las voces fue el despacho de González en la calle de Alcalá y su contenido denota la fraternal camaradería que se respira en el seno del partido en el Gobierno, con claras e insultantes referencias a don Mariano y a la caduca lideresa Aguirre, con quien González llego a ser máxima autoridad del gobierno regional.

No faltan en el esperpento unas pinceladas rebozadas en los negocios de un amigo del interlocutor de González, el ex delegado del Gobierno en Ceuta Luis Vicente Moro, preocupado porque a ese amigo empresario no le va bien la hostelería en Palencia. El ex presidente la cuminidad de Madrid no parece dudar lo más mínimo a la hora de aconsejarle que convierta uno de los hoteles en una casa de putas o puticlub con habitaciones cojonudas, según cita literal.