Podemos y el error del 155


Podemos va camino de convertirse en un cuadro. Abstracto. No se entienden ni ellos. Ahora toca recurrir al Constitucional el 155 siguiendo la trompeta de ERC y (h)Ada Colau, ese personaje de Gran Hermano. Cuándo se enterarán que la mayoría de España, esa a la que Pablo Iglesias dice que quiere representar cuando se pone patriota, está con la selección. No hay más. La mayoría de los ciudadanos, los cabreados con la crisis y la corrupción que votaron Podemos en Burgos, en Lugo, en Madrid y también en Barcelona, están contra una Cataluña independiente. No lo entienden. El discurso de Colau de vamos a pillar votos por las Ramblas no cuela. Y hace un daño inmenso a los podemitas de toda España. O estás con Rufián o con Iniesta. Y, si estás con Iniesta de La Mancha, los experimentos mejor hacerlos con gaseosa. Irene Montero moló cuando recordó con verbo acerado el lodo en el que estamos. Pero no gusta cuando se deja querer por Colau y ERC. El sentido común está reñido con los comunes. La boca de las urnas no puede con todo. Ir contra las mayorías solo sirve para seguir siendo una minoría. Si haces barbaridades la boca de las urnas chilla de dolor. Ya está bien de decir que quieres salvar a España vendiéndote en Cataluña. Pablo Iglesias es una mascota de (h)Ada Colau y lo peor es que ni lo sabe. Un Pokémon. Hasta Sánchez, la oposición inexistente, sacará tajada y rima de este suicidio catalán de Iglesias, gracias al excéntrico Iceta. Borrell pudo sacar muchos votos, pero ni se presenta. Galdós lo contaría así: el que de verdad gana como siempre en este guirigay es Rajoy. La esfinge de Moncloa sigue contando muertos. Valle-Inclán diría que Rajoy, después de firmar unos cheques al PNV, se pone estupendo sin necesidad de abrir la boca ni para bostezar. A lo suyo. Al PP solo le amenaza, a su derecha, la sombra creciente de Rivera.

Comentarios

Podemos y el error del 155