La fuerza de la conciencia del noroeste


Galicia y Asturias, Asturias y Galicia, tanto monta, son en cierto modo el sur de España. Así de cierto. Serían también el sur de Italia. El sur de Grecia. El sur como sinónimo de territorio desplazado, marginado, abandonado. Hay un texto de Álvaro Cunqueiro, buen conocedor y mantenedor de la hermandad de gallegos y asturianos desde su privilegiado Mondoñedo, que da otra visión de los aplausos que la belleza antigua de ambas comunidades suele cosechar: «Todo es antiguo y hermoso. Pero en un punto esencial es, simplemente, retraso, pobreza». La Voz de Galicia y La Voz de Asturias han organizado un encuentro en exclusiva de los presidentes autonómicos para ganar el futuro. La cita se celebró junto al Eo, que besa en sus orillas, los dos territorios. Los medios de la Corporación Voz han retransmitido la charla para subrayar la necesaria conciencia del noroeste. Su fuerza. Muchas y buenas teorías se han cosechado. La periferia no puede ser disculpa. En Galicia, por ejemplo, desde Arteixo, Inditex gobierna el mundo textil. Aunque las administraciones pueden y deben hacer mucho más, en un universo global como en el que estamos la principal vía de comunicación hoy es el talento. El talento multiplica. Los dos presidentes, Feijoo y Fernández, le sacaron brillo a palabras esenciales en política y donde siempre van a encontrar a los ciudadanos: consenso y pacto. Se hace raro en plena campaña catalana que aún se puedan pronunciar estas palabras sin violentarlas. Sobre todo después de venir de lo que venimos: una secesión de tres fuerzas políticas vulnerando la Constitución desde la otra periferia de España, Cataluña. Se habló de los problemas, del «invierno demográfico» y de la envejecida pirámide de edad, pero, como recordó Feijoo, se equivoca quienes crean que ese problema es solo de los territorios del noroeste. Es un drama para una Europa que tiene que competir con los gigantes de Asia y de América. Se abordaron los cambios que hay que introducir en la trucada calculadora de la financiación autonómica para no premiar a los que lucen músculo. «Galicia paga mucho dinero por el transporte escolar», explicó Feijoo. El primer encuentro entre Galicia y Asturias sirvió, como dijo el director general del Banco Sabadell Gallego, Pablo Junceda, «para hablar de lo que nos preocupa a los asturianos y a los gallegos». Identificado lo que nos preocupa, no queda otra que ocuparnos en salir adelante. Nadie le ha tenido que explicar nunca a un gallego o a un asturiano que el trabajo duro de hoy es el futuro de mañana. La belleza del paisaje verde y azul nace de la belleza del corazón de dos pueblos nobles. Estos presidentes no están fugados. Estos presidentes dan la cara.

Comentarios

La fuerza de la conciencia del noroeste