Interviú no fue la primera

OPINIÓN

17 ene 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

La revista Interviú tiene los días contados, después de que el grupo editor Zeta haya decidido su cierre y el de su complementaria Tiempo. Las pérdidas económicas acumuladas por las dos publicaciones en los últimos años hacen que se ponga fin a una historia de más de cuarenta años, por parte de la primera de las publicaciones, y de algo más de treinta en lo que respecta a Tiempo, que nació como un suplemento político de Interviú, creo que en 1982. 

Algunos recordarán que esta última revista, cuyo primer número data de 1976, fue una copia de otra precedente y todavía en circulación entonces, de la que no se suele hacer referencia, y que fue la primera en integrar el periodismo de denuncia política -entonces primerizo- con páginas a todo color de lo que entonces se llamaba el destape. Este semanario se llamaba Personas y algunos de sus colaboradores pasaron a integrarse en Interviú cuando cerró la revista, en 1977, entre los que recuerdo a Luis Otero y Manuel Cerdán, este al principio de su carrera, como al ahora veterano cronista parlamentario Luis Díez. No fue, por lo tanto, la publicación que ahora cierra la primera en ejercer este tipo de periodismo, como dijo y dijo mal uno de sus subdirectores en El Intermedio.

En su última y breve etapa, bajo la dirección de Alfonso García Pérez, Personas contó con Moncho Alpuente y un servidor como redactores-jefe, y nuestro propósito fue trocar sin éxito los cuadernillos de destape habituales por un erotismo artístico demasiado sutil quizá, sin que el procedimiento evitara el cierre del semanario, ante la competencia y fortaleza de arranque del recién llegado Interviú