Ha cerrado Interviú: es para estar tristes

OPINIÓN

18 ene 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Cierro los ojos y aún puedo recordar las fotos, esas páginas manoseadas y pegajosas a las que recurría una y otra vez. Era ella, Elsa Pataki como Dios la trajo al mundo: la felicidad a veces se basa en cosas tan pequeñas e insustanciales como un cuerpo desnudo de mujer.

La semana pasada, que fue del esperpento a la tragedia, extremos que se abrazan, cerró Interviú y Tiempo. El final de la transición dijeron muchos. El Grupo Zeta decidió clausurar las dos publicaciones debido a la carestía de su perviencia y los nulos beneficios arrojados por éstas. Acudimos cada día a la sangría del papel, que deviene en el quiosco y en los lectores. Ver a alguien con la prensa bajo el brazo parece ahora un acto subversivo.

La Interviú ha sido una revista que ha marcado a varias generaciones, y no precisamente por sus interesantes artículos y reportajes: seamos sinceros. El mostrar a una bella mujer desnuda en portada es un revulsivo para la compra; o lo fue durante mucho tiempo, antes de que internet democratizara la paja.