¿Más cerca del fin del mundo?


Nadie ha sentido una perturbación en la fuerza, pero estamos más cerca de la destrucción global, del juicio final.

No lo ha aventurado un líder religioso. Tampoco lo ha publicado en Facebook ninguno de los muchos conspirólogos o profetas del desastre que habitan en las redes. Y no circula en un mensaje de una cadena de WhatsApp, de esos que muchos usuarios dan por buenos pese a a que cheiran a fake a un kilómetro. Es un hecho científico. Lo refleja el Reloj del Apocalipsis (Doomsday Clock), un sistema de alerta del riesgo de que se desate un conflicto nuclear que mantiene desde 1947 el Bulletin of the Atomic Scientists de la Universidad de Chicago. Cuanto más cerca se acerca la aguja a la medianoche, más cerca estamos del desastre nuclear, del Game Over, del fin de la partida.

Ese indicador ha variado a lo largo de los años. Cuando nació el Reloj, justo después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos y la URSS pasaron de ser aliados a rivales por la dominación mundial, quedaban 7 minutos para esas siniestras 00.00.

Hoy, unos días después de que ese trol llamado Trump dijera que tiene el botón nuclear más grande que el de Kim Jong-Un, nos hemos situado a apenas 120 segundos del apocalipsis. ¿Y con el próximo tuit? Tic, tac, tic, tac...

Comentarios

¿Más cerca del fin del mundo?