Presente trizado


El presente es para nuestro entendimiento una cucaña resbaladiza untada de grasa. Nuestra mente resbala continuamente hacia el pasado, y recopila, y hacia el futuro, y conjetura. Si el presente es encima el momento actual de España la actividad mental normal puede provocar una hernia cerebral, porque los componentes de nuestra actualidad unidos podrían cortar cualquier mayonesa. Repasemos someramente lo más visible de la seguridad, el nacionalismo ? patriotismo, la corrupción y la representación electoral.

España es uno de los países con menos criminalidad de Europa; a la vez, es uno de los países con más gente en la cárcel y donde más severas se están volviendo las leyes y las penas; y a la vez, es un país con grave impunidad en grandes delitos con repercusión masiva. Sencillamente España es un país de gentes tranquilas, pero que tiene legisladores y gobernantes empeñados en convertir en delitos conductas que no lo son y empeñados en proteger conductas que sí lo son. La impunidad de los poderosos es desoladora y la acumulación de escándalos no consigue que nos acostumbremos a que sea parte del paisaje. Pero lo que pincha como una aguja es que, por contraste, cada vez más conductas cotidianas sean delictivas, cada vez más formas de discutir o disentir sean delito y cada vez los delitos que reducen las libertades tengan un sesgo ideológico más palmario. En España la injuria a la Corona es delito, no se puede criticar la conducta del monarca sin riesgo. Es delito la ofensa a sentimientos religiosos, y la ofensa consiste en que alguien se sienta ofendido o diga que se ofende. Hay más encarcelados por delitos relacionados con el terrorismo que cuando había terrorismo interno, lo que quiere decir que la ofensa a las víctimas o la connivencia con la violencia la determina algún augur observando el vuelo de los cuervos. No son sin embargo delito los odios que truenan los obispos contra quienes les place ni periodistas enloquecidos asegurando que dispararían contra los líderes de Podemos si llevaran algún arma encima. La última broma la tuvimos con la censura de cuadros en Arco porque se referían a presos independentistas como presos políticos. Cuando ETA estaba en plena actividad terrorista, era legal que sus palmeros políticos y mediáticos llamaran presos políticos a los terroristas encarcelados. Era legal porque sería legal en cualquier país civilizado, por estúpida o inmoral que nos pareciera la opinión. Uno de los libros políticos traducidos de Chomsky incorporó en la edición española una cita de Josu Muguruza, a quien se presentaba como «víctima de estado», aunque todo el mundo sabía que los autores del crimen eran militantes ultraderechistas. Y la edición de ese libro con ese añadido fue legal en plena vorágine de crímenes y altercados. Las leyes actuales no responden a ninguna evolución negativa del país, sino al puro y simple extremismo de quienes están en el poder.

Cada vez que el PSOE firma pactos de estado en asuntos de seguridad está convalidando estas leyes autoritarias que tanto están dañando la convivencia. Si el Gobierno quiere un pacto contra el terrorismo, el PSOE debe exigirle un pacto completo sobre seguridad, no puede socorrerlo cada vez que a este le conviene y darle carta blanca para que actúe a su antojo por la expectativa de que al final siempre se avendrá mansamente a firmar el pacto que blanqueará todo lo demás. El colmo de la desorientación es que su portavoz haya apoyado el disparate de censurar cuadros.

Al hilo de la crisis catalana, el patriotismo se desató como un mal viento. Por si fuera poco tanto patriota catalán y tanta rojigualda rugiendo «a por ellos» en los balcones, encima el único movimiento electoral apreciable tuvo que ver con las ínfulas patrioteras que las tripas bajas de muchos votantes reclaman a sus líderes. Así que las dos derechas, PP y C’s se enzarzan ahora tratando de sobar cada uno más que el otro los símbolos nacionales. El mero hecho de que Marta Sánchez intuyera que era momento para el desvarío de esa letra suya del himno nacional y que pueda tener algún rédito electoral elogiar semejantes coplones mal rimados indica la descomposición política del momento actual. La letra no era ñoña ni sentimentaloide, era infumable y espantosa. Eso sí es zaherir los símbolos nacionales. Si hay algo más doloroso que escucharla, es escuchar después a la autora que perpetró el engendro detallar el trance en que la puso tanto amor patrio como llevaba dentro y escuchar a politicastros intentar sacar raspaduras electorales del desatino.

Todo esto tiene una constante. La racionalidad de cualquier ideología o sistema de convivencia tiene unos límites. A mí, por ejemplo, si un vegano radical me pregunta que por qué es más importante una vida humana que la de una vaca, me habrá llevado al límite de lo que estoy dispuesto a razonar y sólo le diré que porque uno es humano y el otro una vaca y punto. Y esa es la constante de todo esto. Por delitos o por arrobo místico, estamos hablando de la Corona, de la Iglesia, del terrorismo y de la patria. Son todos elementos que introducen actitudes compulsivas y emocionales en la vida pública. Cuanto más papel tengan, cuanto más patria sea todo, más terrorismo sea sonarse los mocos, más liturgia sea obligada antes dioses y banderas y más intocable sea el Rey Majestad, menos debatimos lo importante porque más reducida es la racionalidad de la vida pública. Tuvieron que ser nuestros mayores quienes nos recordaran en manifestación lo que nos saquearon.

Con la irracionalidad, avanza la falta de reglas. La manera desvergonzada en que se manipula la justicia para proteger delitos continuados y la nula responsabilidad política que se asume por nada causa desmoralización y, como digo, contribuye a la sensación de falta de reglas. Rajoy sólo dice que todo eso son cosas del pasado. En una de sus historias, Les Luthiers contaban que alguien había preguntado si Mastropiero había hecho testamento antes de morir. Claro, decía Mundstock, no lo iba a hacer después. Lo que en Les Luthiers es humor inteligente en Rajoy es mentira necia. Naturalmente que la corrupción y cualquier delito es pasado. Salvo que tengamos alguna unidad pre-crimen, como la de Minority Report, los delitos son cosas que se hicieron en el pasado. Es el tipo de cosas que pone a Rajoy al nivel del himno de Marta Sánchez.

Los mecanismos normales de cualquier democracia que corrigen o mantienen en niveles no tóxicos todos estos desajustes están en España bajo mínimos. Los dos partidos que se turnaron en el poder, ocuparon y anquilosaron instituciones tan sensibles como el Tribunal de Cuentas (nicho de nepotismo y vagancia) o los principales órganos judiciales. Ante la arremetida de partidos nuevos ajenos a las complicidades tejidas durante la transición, la reacción de los dos partidos fue la de atrincherarse en vez de evolucionar. Y, como reliquia y losa, ahí tenemos todavía esta ley electoral que tergiversa de manera ya grosera los resultados electorales. Una ley prevista para que tengan mucha representación los dos primeros partidos es injusta, pero no tergiversa cuando esos dos partidos tienen el ochenta por ciento de los votos. Pero cuando apenas llegan entre los dos a un cincuenta por ciento, es ya una verdadera manipulación que acentúa la enajenación de la población con el sistema de convivencia.

Estamos en un momento sin rumbo en un país singularmente invertebrado. La chorrada del BNG de si Galicia tiene que hablar sólo con naciones para no parecer una región sólo es un ejemplo de que cada loco está a su bola y no hay adultos dirigiendo este tren. Es difícil decir qué podría hacer mejorar las cosas. La Corona está demostrando en cada crisis para qué es para lo que no sirve. Lo que sea que haya que hacer ha de empezar por elecciones generales no trucadas inmediatas. Tenemos derecho a decidir.

Comentarios

Presente trizado