Rivera se la juega con Cifuentes


A estas alturas, es evidente que a Cifuentes le regalaron el máster. Hay pruebas abrumadoras e incluso confesiones de la comisión de presuntos delitos para encubrirla. La Universidad Rey Juan Carlos confirma que no hay ni rastro de su trabajo final ni consta que lo defendiera, como es obligatorio. Ningún profesor ha salido a decir que estuvo en el supuesto tribunal calificador. Esto es definitivo. Pero la aún presidenta madrileña está dispuesta a todo para seguir, incluso a echar por tierra el ya muy menguado prestigio de esta universidad pública, perjudicando gravemente a sus profesores y alumnos. Señora Cifuentes, la han pillado y tiene que dimitir. Rajoy ha aplicado su manual al uso. Apoyarla, como antes hizo con otros dirigentes a los que poco después dejó caer. Dentro de poco puede convertirse en «esa persona de la que usted me habla». El PP también ha seguido el guion: cierre de filas público, escenificado en un bochornoso aplauso general, que supone una exaltación del fraude y la mentira. Pero lo cierto es que en las filas populares cunde la desmoralización. El hecho de que la continuidad de la que fue su gran símbolo de la regeneración y la renovación dependa de Rivera es devastador. Pero la posición que ha adoptado Ciudadanos se le puede volver en contra. Aunque todo está claro, quiere que se cree una comisión de investigación para investigar lo que ya está investigado. ¿Qué más necesita Rivera para exigir su dimisión? El líder naranja prefiere proporcionar respiración asistida a la moribunda y abrasarla de cara a las elecciones del 2019, pero también se la juega si no tumba a la presidenta, porque su imagen regeneradora quedaría muy dañada. Corre el peligro de que el caso Cifuentes se convierta en el caso Ciudadanos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Rivera se la juega con Cifuentes