¿Para qué sirve  la política ecofeminista?

OPINIÓN

12 abr 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

El ecofeminismo va teniendo un papel cada vez más importante dentro de la política y la movilización social, vamos a explicarlo de  manera  breve  aunque eso signifique simplificar algunas cosas y no ser exhaustivas. Hay muchas publicaciones rigurosas  como el estupendo libro Ecofeminismo para otro mundo posible que es la principal referencia para iniciarse en el estudio del ecofeminismo de la mano de la filósofa Alicia Puleo. Además al final del artículo hemos recopilado una pequeña bibliografía para consultar.

Nosotras vamos al meollo con una explicación sencilla que esperamos  os sea útil para todas aquellas personas que os queráis aproximar y sobre todo si el término os suena todavía un poco a gallifante (si eres demasiado joven para haber visto gallifantes con tus propios ojos tanto mejor).

Ecología y feminismo se gustan mucho por varias causas. Las primeras son bastante  pragmáticas, o sea más bien de tipo práctico porque las dos teorías reconocen que se necesitan mutuamente para avanzar. Pongamos que defendemos los derechos de las mujeres y vamos consiguiendo  una sociedad más o menos igualitaria, luego la crisis ecológica llega y arrasa con todo vestigio de sociedad, pues vaya trabajo perdido. Sin falta de desatar la  locura apocalíptica lo cierto es que el impacto de los problemas que tienen que ver con la ecología son un grave obstáculo para la igualdad. Somos nosotras las más perjudicadas porque ya partimos de una situación de desigualdad social  y económica y cuando se endurecen las condiciones de vida el impacto de género es negativo. Así que aquí entran las políticas de prevención que eviten este impacto y que el feminismo retroceda a la vez que desciende la calidad de vida.