Clase para sus señorías


Vamos a tratar de explicarlo despacito para que lo entiendan hasta los machistas, los violadores, los acosadores y, sobre todo, que lo comprendan sus señorías José Francisco Cobo, Ricardo González y Raquel Fernandino. Violación es mantener relaciones sexuales con una persona sin su consentimiento. El diccionario de la RAE va más allá y dice que violar es «abusar sexualmente de una persona contra su voluntad». Bien, hasta aquí todo claro; espero que también para sus señorías. Cuando existe violación, existe violencia. Lo ratifica la RAE en la segunda acepción de su diccionario. Violencia es la «acción de utilizar la fuerza y la intimidación para conseguir algo». Hasta aquí también todo claro. Lo entiende fácilmente un niño de parvulitos.

Si sus señorías aceptan que los de La Manada, en una de las numerosas orgías nocturnas, «obligaron a la joven a realizar el acto sexual valiéndose de su superioridad física y numérica» y que «la víctima sintió un inmenso agobio que le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad», es que en aquel portal pamplonés se produjo violencia y hubo violación. Uno no sale de su asombro al ver cómo quienes tienen el deber de impartir justicia carecen de los conocimientos de los que dispone un estudiante de Primaria. Cualquier alumno es capaz de darle una lección sobre violencia y violación a estos tres genios de la jurisprudencia que han dedicado cinco meses a tratar de averiguar lo que es cada una de ellas y si se produjeron, de madrugada, en un portal, cuando cinco cerdos acorralaron, amenazaron, humillaron, aterrorizaron y penetraron a una joven. Pero para sus señorías esto no es una violación. Creen que es un guateque.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Clase para sus señorías