¿El heredero de Pla?


A mí lo que más me ha sorprendido de los artículos de Quim Torra no son las barbaridades racistas, supremacistas y xenófobas que en ellos expresa. Sabemos que esa es la estación Termini de todo nacionalismo excluyente. Lo hemos visto ya muchas veces a lo largo de la Historia.

A mí lo que más me llama la atención de estas columnas es lo mal escritas que están. Y no le echen la culpa al Google Translator, porque me he tomado la molestia -nunca mejor dicho- de leer los originales en catalán (de algo me tenían que servir tres años de estudiante en Barcelona).

Y lo peor de todo es que Quim se cree un gran columnista. El otro día, recién elegido presidente de la Generalitat, se pasó por El Matí de Catalunya Ràdio, el programa desde el que Mònica Terribas azuza cada mañana a las masas secesionistas. Terribas, que a pesar de ser la propagandista número uno del independentismo todavía tiene algo de periodista, preguntó y repreguntó a Torra por sus artículos.

Entonces fue cuando Quim se vino arriba. Dijo que lo suyo era un «periodismo de punch». Y que en el punch a veces se cometen excesos. Pero no se quedó ahí el orondo líder del supremacismo catalán:

-Yo es que vengo de la escuela de Josep Pla.

¿De Pla? ¿Del payés que escribió El cuaderno gris, el Dietario de todos los dietarios? ¿Del mismo Josep Pla que decía que fumaba «para encontrar el adjetivo exacto detrás de cada sustantivo»? ¿Del prosista que afirmaba que «lo primero que tiene que hacer un escritor es que su literatura sea inteligible para la gente más sencilla porque somos todos iguales»?

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

¿El heredero de Pla?