Nuestra vida son los ríos

OPINIÓN

03 jun 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Una información del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle, basada en la necropsia del cachalote hallado el pasado mes de febrero en la costa sur de España, reveló que su muerte se debió a un shok gástrico causado por la ingestión masiva de plástico. Hasta treinta kilos de estos desechos fueron encontrados en el estómago y los intestinos de la ballena.

El ejemplar tenía diez metros de largo y el contenido de lo ingerido era muy variado: desde bolsas, sacos, redes y cuerdas hasta un bidón de plástico. Los expertos descubrieron que las paredes internas del abdomen de la ballena se inflamaron debido a una infección bacteriana o fúngica, posiblemente como resultado de que el animal no pudiera expulsar los plásticos de su sistema, provocando una dolorosa peritonitis.

Según informa Forbes, la Unión Europea está impulsando una transición para hacer que todo el plástico sea reciclable o reutilizable para 2030, con muchas agencias en todo el mundo discutiendo la eliminación completa de los plásticos no biodegradables gradualmente. También, como resultado de este incidente registrado en una playa murciana, el gobierno de esa Comunidad ha lanzado una campaña contra el vertido de desechos de plástico en el agua de la ciudad costera.