La casa de Xuan Buelga


El pasáu martes 19 tuvi l’honor d’acompañar a Gonzalo G. Barreñada na presentación en Blimea de la so primer novela “La Casa de Xuan Buelga” (Saltadera, 2018). Un eventu fechu na Casona del Bravial y de manes de Xosé Ramón M. Ardines y l’Asociación Bicentenariu de Samartín del Rei Aurelio.

Cuando Gonzalo me convidó a participar na presentación d’esti llibru lo primero que fici foi sorprendeme: dada la mio inesperiencia n’actos d’estes carauterístiques; lo segundo allegrame, porque un amigu contara conmigo pa dalgo tan especial y lo tercero preocupame, polo que tien de responsabilidá el treslladar l’interés por dalgo tan íntimo como ye la presentación d’una creación lliteraria propia.

Pero enantes d’entrar a falar de la novela, prestaríame sobremanera falar del so autor. Nun ye una persona mui dada a los afalagos en público y quiciás nun se siente cómodu con ello, pero cuido que ye preciso facelo. Porque pa conocer el tipu de rellatu énte’l que nos alcontramos ye importante conocer quién ta tres la escritura del mesmu. Y, pa min, si sigue escribiendo y nun se desanima, ye una de les voces qu’hemos de tener en cuenta pa los próximos años na lliteratura asturiana.

Con Gonzalo tuvi na mesma Casona del Bravial en 2014 nun taller de Wikipedia n’asturianu que tuvi la ocasión d’impartir gracies al Serviciu de Normalización qu’ellí se topaba (que yera bono recupera) y pudi amosá-y les coraes d’un proyeutu al que depués se sumaría con Elena, aportando’l so conocimientu n’arte románicu como espertu que ye y unes semeyes bien prestoses. Pero lo poco que-y pudiera aprender yo, d’una cuestión mui concreta que llueu se convertiría nuna afición compartida, devolviómelo él dos años depués abriéndome los güeyos a un mundu que nun supiera valorar primero y que ye’l de la poesía.

Y ye que, magar que la lliteratura asturiana ye bayurosa nesti xéneru, nunca llograra coneutar con nada de lo que pretendíen tresmitir aquellos autores y Gonzalo G. Barreñada, col so primer poemariu en 2016 llogrólo. Aquelles “Biografíes” que yeren una reflexón sobre la perda, tamién punxeron en valir les lletres d’un escritor que llevaba bien d’años curiando y amando la lliteratura y lo que representa. Anque él siempre diz que llegó tarde a esto d’escribir n’asturianu yo nun lo creo y, Antón García, editor de la novela paez que tampoco como asina esplicó nesta presentación. Qu’una persona cola trayeutoria d’esti escritor, editor ya investigador avale la so obra ye sinónimu de calidá.

Porque anque Gonzalo nun tenga muncha obra publicada, nun ye precisamente una persona nueva nesto de la contar histories y lo que podemos lleer agora namás son les cañes d’un árbol con fondos raigaños.

De bien neñu (con unos 10 años) entamó la so andadura como creador escribiendo rellatos d’autores inventaos y al empar xugaba a ser l’editor que decidía si éstos ameritaben o non apaecer na esbilla de la so editorial. Con 13 años remata la so primer novela y entama a presentase a concursos pa la so edá, anque siempre en castellanu.

Almirador de Henry James, ye un creador y destructor de la so propia obra, yá qu’entamó a publicar en blogs que llueu esborraría y qu’agora vuelve a tar disponible na rede. Esta intermitencia, anque de mano pueda paecer peculiar, al mio paecer ye una amuesa del procuru que pon Gonzalo nel so procesu creativu, buscando cuasi obsesivamente de la perfeición y, per otru llau, con una inmerecida inseguridá respeuto a la so obra que m’allegro que tea empecipiando a desapaecer col determín de compartir con nós esti universu tan personal que ye Burgundu. Un universu escritu na so llingua, l’asturianu. Que, como munchos otros ficimos, tuvo que perfeicionar colos años y deprender a usala escribila propiedá fuera d’un sistema educativu qu’inoraba la realidá que lu arrodiaba. Y nesi mundu tien muncha presencia’l cine.

Gonzalo G. Barreñada ye tamién un cinéfilu acérrimu. Yo, que me lo consideraba tamién, quedé apequeñáu cuando entamé a conversar con él sobre esti arte y descubrí lo muncho que me quedaba por saber de la so mano. El cine, como mediu de narración que ye, tien una estrecha rellación col mundu de la lliteratura toos sabemos que nun hai una bona película ensin un bon guión, pero qu’hai películes males qu’estrocen el guión pola puesta n’escena. Llevando esti simil a la Casa de Xuan Buelga cuido que combina mui bien estos dos aspeutos, nun se quedando namás nun bon testu sinón que, dende’l primer momentu, ye quien a crear una atmósfera al rodiu de Xuan Buelga, un home que ta acabante de cumplir una pena de cárcel.

Lo qu’al entamu paez la típica historia de la vuelta al hogar y de reencuentru colo perdío. Tórnase pronto n’otra cosa. Cuando lleguen a esa casa, la Casa de Xuan Buelga, La Chinita descubrimos personaxes, histories y llugares d’esti y d’otru tiempu.

Y ye qu’esta novela tien delles coses a destacar: magar que’l personaxe que-y da títulu ye masculín, el restu d’ellos son muyeres, a lo que-y podemos dar una llectura de xéneru col reconocimientu del papel de la muyer na sociedá asturiana; enmárcase dientro del xéneru del realismu máxicu, poco esploráu hasta agora na lliteratura asturiana; desarróllase nun llugar ficticiu llamáu Burgundu que, anque podría tratase de cualesquier valle d’Asturies, al igual que fizo Clarín con Vetusta, amuesa les carauterístiques propies d’un llugar mui concretu como ye la Cuenca del Nalón y, a lo último, ye una novela. Tal y como comentábemos na última Xunta d’Escritores, la novela nun abonda precisamente na lliteratura asturiana y ye d’agradecer qu’un autor s’atreva con ello.

«Quién sabe qué mos lleva a escoyer los caminos de la vida...», podemos lleer nes sos páxines. Y nun sabemos por qué-y dio a Gonzalo G. Barreñada por escoyer el camín que-y llevó a esta Casa, pero yo anímovos a que vos escondáis nella.

Comentarios

La casa de Xuan Buelga