Tratamientos dermatológicos: una estafa sin control

OPINIÓN

11 jul 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Sin lugar a dudas el uso de redes y diversidad de medios en internet también puede convertirse en un mal endémico para la propagación y venta de productos sibilinamente camuflados bajo la apariencia de tratamientos médicos. El uso de juego de palabras para intentar evadir aquella legislación que castiga o sanciona es una arma habitual utilizada por muchos estafadores con el fin de hacer ventas y enriquecer su patrimonio. Lamentablemente existen plataformas muy concurridas por los internautas que dan cobijo a esta serie de productos y malhechores.

Productos diversos para tratamientos de patologías de la piel son constantemente vendidos bajo el amparo de la ambigua normativa sobre cosméticos cuyo control queda prácticamente sometido a una simple declaración responsable de actividades de fabricación y/o importación de productos cosméticos y productos de cuidado personal.

Para comprobar estas prácticas realizamos un seguimiento sobre un producto anunciado en una de las mayores plataformas de ventas de productos varios de la red. El producto aparecía como número uno en ventas cuyo envió también estaba gestionado por la misma plataforma. Se publicitaba como un producto indicado para el tratamiento efectivo específico para combatir el acné con propiedades antibacterianas. Tras la adquisición del producto recibimos varios emails con las indicaciones de aplicación y procedimiento ante riesgos sobre cambios negativos en la piel. Después de una semana de uso, comprobamos que dicho producto no tenia ningún efecto con lo cual nos pusimos en contacto con el vendedor y para darnos solución nos remite un “Ebook” donde según nos indica literalmente: desarrollado por nuestro equipo de investigación.