El sindicalismo de clase en CCOO o sirve a la revolución o es esclavo del sistema

OPINIÓN

15 ago 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Apuntes a cuenta del acuerdo del Consejo Confederal de confrontación con el movimiento de pensionistas, por su lucha en defensa del sistema público de pensiones para hoy y el futuro.

En abril el Consejo Confederal de CCOO, órgano máximo entre congreso y congreso, aprobó un informe publicado en su revista de la Gaceta Sindical que, entre otras cuestiones, denunciaba al movimiento de pensionistas surgido en torno a la defensa del sistema público de pensiones como corporativo y antisindical, poniendo en guardia al conjunto del sindicato para la confrontación con el recién creado movimiento de pensionistas, que se ha proyectado socialmente ante la pérdida de poder adquisitivo y de derechos de las nuevas pensiones, por la carestía de la cesta de la compra y la precarización del mercado de trabajo, poniendo en peligro el futuro de las pensiones de sus hijos y nietos.

De este acuerdo, desde la perspectiva del sindicalismo de clase como parte del proceso revolucionario o emancipador de la clase obrera en su lucha por el socialismo, observamos errores políticos de bulto en el acuerdo del Consejo Confederal sobre el nuevo movimiento surgido de pensionistas, conteniendo consecuencias negativas para el conjunto de la clase obrera y para el futuro de las nuevas pensiones públicas, porque el neoliberalismo que combatimos es con el que se colabora desde el Pacto de Toledo, el cual no puede tener continuidad en el nuevo gobierno socialista, debiendo apoyarse desde criterios críticos, todas las políticas contra la austeridad y la defensa de lo público con beneficio para el pueblo.