El neoliberalismo marginal en el PSOE e IU-PCE junto al sectarismo enemigos de la unidad del pueblo

OPINIÓN

16 sep 2018 . Actualizado a las 13:30 h.

En todos los ámbitos de la intervención sociopolítica de la izquierda en la fábrica, sector, barrio, pueblo, movimentista o institucional, es en la táctica diaria cuando se trata de la unidad de la izquierda como elemento catalizador del hacer concreto, cuando se suscitan las mayores controversias en el ámbito del campo popular, porque la respuesta depende de qué pensamos cada uno de quienes forman parte de la izquierda y del campo popular y esto es lo que se trata de aclarar, desde la realidad existente.

La respuesta más sencilla por ser la proyección genérica que más se repite, pero por eso no más cierta, es la que está ligada a la sigla del partido que milita cada uno. Esto es entendible porque un amplio sector de la izquierda, cataliza sus pensamientos levemente politizados desde posiciones anárquicas, reformistas o con toques liberales, como son los sectores del movimentismo surgidos en la lucha contra la austeridad, recortes, privatizaciones, la corrupción o en la defensa del sistema público de pensiones, quedándose del análisis con el hecho empírico en sí, como la suma de una misma línea política desde la transición de una izquierda metafísica, sin movimiento ni vida, ni relación con la realidad.

Este pensamiento es el que sigue manteniéndose en sectores de la izquierda, independientemente de que la situación política y económica haya ido cambiando desde el 2008, por una crisis global y sistémica del capitalismo, que ha provocado un fraccionamiento de la oligarquía dominante y una confrontación interna, entre una línea confusa de intereses proteccionistas nacionales y otra línea más globalista por un supuesto libre mercado internacional monopolizado, como dato clave. Otro, es que en España, ha gobernado el neoliberalismo desde los años ochenta en sus dos caras, la representada por la progresista del PSOE y sectores de IU-PCE y la conservadora del PP y nacionalistas, así fue hasta que la izquierda en el 2014 en las elecciones europeas, con el éxito electoral de Podemos, las confluencias y la IU de Garzón, liquidaron el bipartidismo neoliberal del PSOE-PP que nos gobernó durante otros cuarenta años. Ese mismo año como consecuencia de la dimisión de Rubalcaba, gana la Secretaría general Pedro Sánchez con la unidad de la izquierda, contra el aparato neoliberal corrupto y la banca, contundente dato.