Solo piensa: ¡Viva la filosofía!


Un poco de cordura en medio de la tormenta de desesperanza en la que sobrevivimos. Vuelve la filosofía a las aulas. Falta el latín. Pero algo es algo.

El siglo XXI es la Era de lo Instantáneo. Todo es tan rápido que nada sucede. Multinacionales que toman su nombre de la diosa griega Atenea victoriosa popularizaron la barbaridad de actuar antes de pensar. Frente al solo hazlo es muy sano que regrese el solo piensa, el piensa antes de decidir. Reflexiona y haz que tus actos sean plenos, que se fijen, que dejen poso, huella. Utiliza la cabeza para algo más que peinarte.

Nunca pagaremos la cuenta pendiente que tenemos con los clásicos. Tres ejemplos de los más conocidos. Los cito en castellano, porque por desgracia el latín todavía no ha vuelto a ser obligatorio para todos los alumnos, de ciencias o de letras. Un poco de sabiduría de la vida que escancio directamente de Séneca y que le vendría muy bien a cualquier chaval, de letras o de ciencias, antes de echarse a caminar: «Cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables». Otra de Séneca sobre la necesidad de aprovechar el tiempo, sobre no sufrir del mal de la angustia anticipatoria: «El único obstáculo de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy».

Pero hay millones de pensamientos acuñados en frases que golean a los impactos de la publicidad que nos consume. De Cicerón, excepcional: «Los hombres son como los vinos. La edad agria los malos y mejora los buenos». O una de las máximas de Cicerón más conocidas: «Humano es errar, pero solo los necios perseveran en el error». La filosofía está en todo. También en el terreno confuso de los sentimientos. Aquí recurrimos a Ovidio, un maestro: «Todo amante es un soldado en guerra» O sobre la diferencia entre amistad y amor: «Ofrecer amistad al que pide amor es como dar pan al que se muere de sed». Genial. ¿Hace falta la filosofía en clase? Claro.

Una más de regalo. Séneca, que sobrevivió a tres emperadores tras trabajar para ellos hasta que Nerón ordenó ejecutarlo (se suicidó él cortándose las venas, tomando veneno y metiéndose en agua caliente), explicó cómo duró tanto junto al poder: «Recibiendo injurias y dando las gracias».

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Solo piensa: ¡Viva la filosofía!