25N, así tan grande y tan pequeño

OPINIÓN

28 nov 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Otro 25N que se acaba. Otro día reivindicativo en la lucha contra las violencias que se ejercen sobre las mujeres. Una violencia que representa una de las violaciones más extendidas de los derechos humanos, que no conoce límites geográficos, económicos, culturales o sociales.

Vuelcas tu corazón y tu energía en planear que todo salga bien, que se vea la efectividad de nuestro compromiso; piensas que algo bueno estás haciendo, que valdrá para algo, que esta violencia gratuita se acabará. Haces lectura de los nombres de las mujeres asesinadas con el corazón encogido pues podríamos ser cualquiera de nosotras y llegas a casa con el alma presionada y el cuerpo lleno de energía compartida y....¿otro asesinato? ¡No es posible! Sí, y además, otra vez, en presencia de sus hijos. Y ahora ¿qué hacemos?, hablo en plural porque considero que como sociedad debemos hacer más, siento rabia e impotencia; pero sé que no somos nosotras, las mujeres, las culpables de estas violencias. Por lo tanto quiero pedir explicaciones y responsabilidades. Tenemos unos sistemas que son los responsables principales de que estos actos violentos se sucedan una y otra vez. Estos no están cumpliendo con el mandato de la ciudadanía. ¡Déjense de lacitos morados, fotos y medallitas!

El sistema sanitario, el judicial y la policía son estamentos dentro del Estado que deberían velar por las vidas y bienestar de la ciudadanía, tienen protocolos para ello, pero no la suficiente formación en igualdad de género imprescindible para que las personas responsables vieran las cosas de otra manera, seguro que sus actuaciones sería diferentes y quizás se evitaría parte de esta sangría que dura ya demasiado.