El valor del Circuito de las Artes Escénicas del Principado de Asturias

Teatro Campoamor
Teatro Campoamor

La noche del pasado sábado, 2 de febrero, se celebró la gran gala del cine español en Sevilla. En su edición 33, el Goya a la mejor película fue para Campeones, dirigida por Javier Fesser. El mismo día de la gala, un diario de difusión nacional publicó un diálogo entre los productores Gerardo Herrero y Álvaro Longoria, pues con sus películas -El Reino, La noche de los doce años o Todos lo saben, entre otras- sumaban cuarenta nominaciones. En esa conversación, Álvaro Longoria productor de la ganadora del Goya a la mejor película, al referirse al sistema de subvenciones públicas del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, de entrada, afirmaba que «hay que entender que las subvenciones son un sistema general en todo el mundo y están amparadas por la legislación europea. Su sentido es posibilitar un producto por su interés cultural».

En efecto, tal como establece la Ley General de Subvenciones (Ley 38/2003, de 17 de noviembre) «una parte importante de la actividad financiera del sector público se canaliza a través de subvenciones, con el objeto de dar respuesta, con medidas de apoyo financiero, a demandas sociales y económicas de personas y entidades públicas o privadas». Además, las subvenciones públicas, según la referida Ley, se rigen obligatoriamente por los principios de igualdad, publicidad, trasparencia, objetividad, eficacia y eficiencia. Pero tan importante como resaltar estos detalles básicos y esenciales, lo es subrayar que «las subvenciones son una técnica de fomento de determinados comportamientos considerados de interés general e incluso un procedimiento de colaboración entre la Administración pública y los particulares para la gestión de actividades de interés público».

Sin duda, la colaboración entre el Principado de Asturias y los ayuntamientos asturianos en el fomento de actividades de interés general, y en la medida de las posibilidades de ambas administraciones, constituye siempre un objetivo deseable tanto administrativa como políticamente. Y, especialmente, en el ámbito de la cultura. Dentro de este marco, nadie discutiría que el fomento de las artes escénicas supone una acción de interés público, como sin duda lo es el Circuito de las Artes Escénicas del Principado de Asturias, esencialmente una acción de apoyo económico a la programación cultural de los ayuntamientos asturianos mediante la cofinanciación de teatro, danza, títeres, etc. Pero tan importante como la colaboración entre administraciones lo es la incidencia favorable del Circuito en el fomento y la promoción de las artes y de las empresas escénicas, mayoritariamente asturianas.

Desde este año 2019, la colaboración entre el Principado de Asturias y los ayuntamientos asturianos interesados en programar artes escénicas ha pasado a canalizarse mediante la técnica de la subvención a entidades locales, tras la publicación de las bases de la línea de subvenciones denominada expresamente «Circuito de las Artes Escénicas del Principado de Asturias». El fin de esta línea de subvenciones es «promover y fomentar las artes escénicas profesionales asturianas mediante una programación cultural estable y de calidad accesible a toda la ciudadanía en los espacios escénicos de los municipios de esta Comunidad autónoma». Y se establece que para lograr los objetivos de «apoyo y promoción de este ámbito necesario de la cultura asturiana, los ayuntamientos deben programar un mínimo anual del 80% de compañías profesionales asturianas; proporcionando así el nivel de actividad necesaria a dichas compañías para garantizar la estabilidad y desarrollo del sector de las artes escénicas profesionales en el ámbito del Principado de Asturias».

La instrumentalización administrativa del apoyo económico a los ayuntamientos para la programación de artes escénicas a través de subvenciones de convocatoria pública ha sido rechazada y criticada por un amplio sector de las artes escénicas profesionales asturianas, que ha manifestado su desacuerdo públicamente en distintos ámbitos y medios, incluida la gala de los pasados premios Oh!, donde la sátira y la comicidad no podían ni debían faltar. Porque, como dice el gran helenista Luis Gil en su extraordinario estudio sobre Aristófanes, «en las situaciones cómicas hay una cierta dosis de crueldad en la que se evidencia la venganza que el cómico se toma frente a una realidad que no es como quisiera que fuera».

Pero el apoyo económico a las entidades locales de Asturias para la programación de artes escénicas en sus teatros y casas de cultura -el pasado 2018, se programaron mediante cofinanciación entre el Principado y los ayuntamientos más de 200 actuaciones, en 25 ayuntamientos- a través de una línea de subvención específica, no sólo es administrativamente indiscutible, sino que políticamente ha supuesto una importante aportación, pues, sin desmerecer y reconociendo todos los esfuerzos precedentes de apoyo a las artes escénicas asturianas, lo cierto es que por primera vez, el Circuito de las Artes Escénicas del Principado de Asturias aparece explícitamente y de manera singularizada en la Ley de Presupuestos con una asignación presupuestaria exclusiva, que en 2019 es de 250.000 euros. Es decir, una programación de los ayuntamientos asturianos que ascienda este año en su conjunto a la misma cantidad que aporta el Principado, como sería deseable (en 2018, los ayuntamientos programaron por un total de 197.000 euros, e idéntica cantidad aportó el Principado de Asturias para satisfacer los cachés de las compañías profesionales que integraron el Circuito), supondrá que las administraciones públicas destinan de sus presupuestos medio millón de euros para las artes escénicas, mayoritariamente asturianas.

Por otro lado, y no menos importante, la instrumentalización del apoyo económico a los ayuntamientos para la programación de artes escénicas a través de subvención supone una incuestionable mejora en la eficiencia y en la eficacia del trabajo de las administraciones, al producirse una simplificación de trámites con respecto a la funcionamiento del Circuito tal como se venía haciendo hasta este año, que igualmente repercutirá favorablemente en la gestión empresarial de las compañías de teatro profesionales.

El Circuito de las Artes Escénicas, sin duda, podrá mejorarse con la colaboración de quienes lo conforman. Y precisamente el hecho de que haya empezado a existir en la Ley de Presupuestos de manera singularizada constituye una base sólida para el fortalecimiento de la colaboración entre el Principado de Asturias y los Ayuntamientos asturianos, así como para consolidar el necesario apoyo y promoción de las artes escénicas profesionales asturianas.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

El valor del Circuito de las Artes Escénicas del Principado de Asturias