Desarrimados


Reuniones de partido al margen, la última imagen del tándem Albert Rivera e Inés Arrimadas no se tomó el domingo en Colón. La última que consta es esta, y data de hace 25 días. La excusa dominical fue un avión perdido. Perfecta coartada para que nadie haga preguntas. Pero 25 días son muchos aviones y muchas preguntas perdidas. No hace falta remontarse a Andalucía para ver, no viéndolos, que el tándem político anda desarrimado. El domingo, Rivera se hizo la foto que prometió no hacerse jamás con Abascal. A lo mejor andaba ensimismado con esas elecciones que él, como cabeza de cartel, nunca ganó, pero ella, sí. Ese avión perdido suele aparecer en escena cuando un líder se vuelve temeroso, desconfiado, se hace pequeño: embrida a la que sobresale. La pone a perder aviones, o lo que sea.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Desarrimados