La avaricia del globalismo neoliberal por el área metropolitana asturiana amenaza su desarrollo

OPINIÓN

13 feb 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

IU de Asturias, a falta de vocero principal por exclusión, eligió un nuevo portavoz que reclama desde la autoridad que le da el apoyo mediático empresarial que la izquierda obrera y popular ovetense asuma la estrategia del capitalismo globalista, centrada en Asturias y en el conjunto de los grandes municipios españoles y del planeta, en el desarrollo de macrociudades que dejen a la ciudadanía completamente dependientes de las empresas, vendiendo como desarrollo progresista, los intereses económicos e ideológicos de las multinacionales, en pleno acuerdo con el vocero del Gobierno neoliberal asturiano, en la presión política y acoso a las fuerzas populares. 

Con la falsedad de las declaraciones del nuevo vocero de IU, Aurelio Martín, sobre el carácter progresista del desarrollo del proyecto de Área Metropolitana para Asturias, pidiendo que Somos Oviedo (Podemos) se abstenga, para que pase por mayoría su aprobación en el plenario del Ayuntamiento de Oviedo, junto con las demagógicas declaraciones del consejero neoliberal del Gobierno asturiano Fernando Lastra, de que Oviedo no puede seguir pensando que no tiene puertos, tiene dos, quieren ocultar dos cuestiones que son fundamentales. Una, que detrás de este proyecto están exclusivamente la clase empresarial y las multinacionales de la comunicación, alimentación y transporte, que solo miran por sus beneficios, sobre la base de crear una dependencia de la ciudadanía de las empresas transnacionales en todos los ámbitos del consumo, comunicación y transporte, para dejarnos sin capacidad de respuesta social alternativa, porque todo lo darán hecho, siempre que puedas pagarlo y sin posibilidad de otra alternativa autónoma y local, porque nos saldrá más cara al monopolizar las multinacionales el mercado, expulsando la competencia de forma similar a la que usan los grandes centros comerciales, con respecto al pequeño comercio en las ciudades, bajando los precios. 

Segunda, el Área Central Metropolitana existe desde hace años bajo la competencia del Gobierno asturiano, en convenios con los ayuntamientos y empresas privadas en transportes, planes de urbanismo o comunicación, pero la visibilidad de su utilidad, es ocultada por los medios de comunicación junto a la degradación urbanística, desarrollista y especulativa para beneficio de las constructoras e inmobiliarias, en agresión permanente con la naturaleza y la vida rural, espíritu que se mantiene como lo demuestra el reciente Plan Urbano aprobado en Gijón. Existe, detrás de un fuerte transporte público por ferrocarril degradado y coordinado con el de carretera y urbano, privado en su mayoría y monopolizado por la familia de la empresa Alsa que, al no dar beneficios por falta de usuarios y quizás por las bajas subvenciones del Gobierno autonómico, ofrece un nulo servicio a la ciudadanía que vive fuera del área central. Existe, en el ámbito de la comunicación telemática, que desde hace años las empresas privadas bajo jugosas ofertas públicas teñidas de corrupción, tejieron una red que abarca toda el área central asturiana. Pero todo está degradado por el abandono ejecutado desde los años 80, planificado por los poderes económicos y los Gobiernos del PSOE y que nos da la explicación, del porqué ahora se habla de otro área metropolitana, porque realmente lo que se pretende obtener de este nuevo área por las multinacionales y sus lacayos políticos, nos sitúa en un plano con una naturaleza completamente diferente.