El debate de los cinco reyes


Poniente. El universo fantástico de Juego de tronos. Son tiempos turbulentos. El rey ha muerto, el reino se ha partido. Hay varios aspirantes al trono de hierro. Es la guerra de los cinco reyes. Solo puede ganar uno.

España. La campaña del 28A. Cinco partidos de ámbito estatal luchan en una carrera electoral rodeada de incertidumbre, con muchos votos por decidir. Como ocurrió en Andalucía en diciembre del 2018, la última semana será decisiva. Se multiplicarán las polémicas. Twitter arderá. Por Facebook circularán anuncios pagados para, sobre todo, erosionar a los rivales y para intentar rascar votos de ciertos perfiles. Habrá un bombardeo de wasaps irónicos y paródicos que, oficialmente, no habrán producido las fuerzas políticas, sino la gran coalición mundial de cuñados. Y se celebrará un debate. El debate.

Será el 23 de abril. Un plató recibirá a cinco candidatos que sueñan con poder decidir el colchón que se pone en la Moncloa. Estarán los que tienen que estar. Y también el líder de Vox. Sánchez quiere a Abascal junto a Casado y Rivera. Es una jugada arriesgada. Él nunca ha sido brillante en los debates. Y estará en minoría, pero confía en que la derecha tricéfala asuste a los electores, se tire los trastos a la cabeza y demuestre aquel viejo axioma de que tres son multitud.

Comentarios

El debate de los cinco reyes