Nacho Manzano, un ingeniero gastronómico para Las Piraguas

OPINIÓN

Nacho Manzano
Nacho Manzano José Luis Cereijido

13 may 2019 . Actualizado a las 09:12 h.

Es uno de esos genios e ingenios que solo da el secreto influjo del Sueve y los Picos de Europa, con permiso del rey Sella. Y es que Nacho Manzano, que más un cocinero es un ingeniero gastronómico, es un fenómeno inexplicable sin la influencia de su amadísimo clan familiar y de los vientos siempre propicios de La Salgar.

Su aire travieso y esa pinta de celta espabilado y juguetón, hacen de Nacho un eterno adolescente que maneja los fogones con el ímpetu de un estudiante aventajado y apasionado del conocimiento.

Lo de Nacho tiene mucho mérito, entre otras razones porque ha sabido gestionar como pocos la inmensa potencia mental y emocional que le proporcionó el singular gineceo en el que ha nacido y crecido, rodeado de Olgas por partida doble (su madre y su hermana mayor), y a continuación de Esther y Sandra.