Es la hora del Asturcón

OPINIÓN

24 jun 2019 . Actualizado a las 09:48 h.

Pequeños y robustos. Sufridos y valientes. Humildes y rebeldes. Indómitos y libres. ¿A qué podría estar describiendo al antiguo pueblo asturiano, ese que ya se ha llevado el tiempo y los avatares de la historia? Pues la verdad que sí, pero estoy refiriéndome a los asturcones, esos caballos que son ya una de las metáforas más bellas y realistas de la lucha contra la extinción del ADN asturiano.

Corrían los años 70 del siglo XX y los asturcones languidecían casi sin remisión. El éxodo rural y la imparable mecanización de las labores agrícolas, los condenaba lenta e inexorablemente al ostracismo y la desaparición. Pero a veces la historia se escribe con renglones derechos, afortunadamente.

En aquel tiempo aún quedaban ganaderos en el entorno del monte Sueve, ganaderos concienciados y luchadores, auténticos visionarios y adelantados a su tiempo, que vieron la extinción del Asturcón como un símbolo del devenir de Asturias en las décadas siguientes. Y no se resignaron. Fue así como empezaron a pelear sin descanso por salvar la raza de este espléndido y noble poni autóctono.