Ídolos morosos y con pies de barro


Sito Pons, Rodrigo Rato, Mario Conde, Lorenzo Sanz o Patricia Conde encabezan una lista con la que se podría hacer un cásting de Supervivientes o de Gran Hermano Vip. Atesoran títulos deportivos, premios y distinciones de todo tipo y pelaje. Presumieron de ganar Ligas de Campeones y de ser autores de milagros económicos. Tienen fama. Y se presupone que también fortuna. Pero según Hacienda también son morosos con mayúsculas, grandes deudores con el fisco que deben, en total, nada más y nada menos que 14.100 millones de euros al erario público, a esa hucha común que tendríamos que engordar entre todos.

Hasta hace unos días muchos de los señalados por la Agencia Tributaria serían aplaudidos o admirados si fueran reconocidos por la calle. Ayer fueron protagonistas negativos en ese patio trasero vociferador y justiciero (a lo Charles Bronson) que son las redes sociales patrias. Aunque muchos los defendieron.

Vivimos en una época paradójica. Hay abundancia de información. Deberíamos poseer un amplio sentido crítico, pero muchas veces la ciudadanía prefiere rendir culto -tanto en el mundo digital como en el real- a auténticos ídolos con pies de barro. Cuando pesan más un gol, un baile o un trofeo que una deuda millonaria, algo no funciona bien.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Ídolos morosos y con pies de barro