El sustituto de la alcaldesa


T ras las recientes elecciones municipales, los nuevos alcaldes forman estos días sus equipos de gobierno y nombran a los tenientes de alcalde, que son quienes los sustituyen en los casos de vacante, ausencia o enfermedad, y en quienes pueden delegar el ejercicio de determinadas atribuciones. Pero cuando es mujer la persona designada para el cargo o quien preside la corporación, surge el problema de la denominación.

Existe el femenino tenienta, que puede aplicarse tanto a la sustituta del alcalde (tenienta de alcalde) como a la militar de graduación inmediatamente inferior al capitán. Aplicado a mujeres, se usa más teniente, como señala el Diccionario, aunque en algunos ayuntamientos españoles emplean el femenino tenienta de alcalde.

 El servicio de consultas de la Academia Española se pronunció sobre el asunto a principios de este año. Señala que teniente sigue funcionando en el habla culta en España como es característico de las voces terminadas en -nte, esto es, como común en cuanto al género: el/la teniente de alcalde o de alcaldesa. Pero choca con el Diccionario con esta frase final: «Está fuera de la norma culta hoy *tenienta de alcalde». El asterisco indica que incumple las reglas del sistema de la lengua.

El problema de cómo llamar a la persona que ocupa el cargo en cuestión se complica cuando el ayuntamiento no tiene alcalde, sino alcaldesa, única forma aceptable si la corporación municipal es presidida por una mujer. ¿Nombra esta tenientes de alcalde o tenientes de alcaldesa? La Fundéu (Fundación del Español Urgente) se pronunció al respecto hace unos días: «... en el caso de que quien presida la corporación sea una mujer, lo habitual es mantener la segunda parte de la expresión en masculino como género no marcado (el teniente de alcalde/la tenienta de alcalde), aunque no sería censurable hablar de el teniente de alcaldesa o la tenienta de alcaldesa».

También sobre este punto se han pronunciado quienes responden a las preguntas que se plantean a la Academia: «... en el caso de que un ayuntamiento tenga alcaldesa, el cargo al que usted aludía en su consulta sería teniente de alcaldesa; compárese con otros cargos como secretario/secretaria del director, portavoz del ministro, que, en situación análoga, tomarían la forma de secretario/secretaria de la directora, portavoz de la ministra».

 Hace unos años tratamos el caso en esta columna y, siguiendo el mismo camino que los lingüistas de la Academia, las analogías, llegamos a una conclusión diferente. Escribíamos entonces que «Para la elección de las formas teniente de alcalde o teniente de alcaldesa cuando preside la corporación municipal una mujer pueden ser útiles las analogías [...]. Algunas federaciones deportivas, por ejemplo, tienen regulada la función y el título de ayudante de entrenador. ¿Debería cambiar la calificación profesional de este cuando está a las órdenes de una entrenadora? No, seguirá siendo ayudante de entrenador, aunque en ese caso será el ayudante de la entrenadora X. Un cuidador de ancianos seguirá siéndolo, y no un cuidador de anciana, aunque atienda solo a una viejecita y sea por ello el cuidador de una anciana».

Por ello, en la denominación del cargo municipal podría aparecer alcaldesa si el segundo término del sintagma fuese precedido de artículo, teniente de la alcaldesa, como en secretario de la directora y en portavoz de la ministra. Pero, hoy por hoy, es teniente de alcalde.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El sustituto de la alcaldesa