Cálculo político sin sentido de Estado


Rivera se aferra al no es no; Iglesias, a «sus» ministerios; Sánchez ya piensa en elecciones; y Casado se mantiene en un estudiado segundo plano. Puro cálculo político. Nulo sentido de Estado. La estrategia del líder naranja es clara: liderar en el futuro el bloque de la derecha como única vía para llegar a ser presidente del Gobierno. Por ello, le vendría muy bien que Sánchez fuera investido con la abstención de ERC y Bildu, para poder echárselo en cara durante toda la legislatura y desgastarlo. No le importan ni la estabilidad del país ni la posibilidad de convertir a los independentistas en irrelevantes para la gobernabilidad. Cordón sanitario a la socialdemocracia y pactos vergonzantes con la ultraderecha. Para Iglesias, ser vicepresidente o ministro es vital. Le daría un papel protagonista pese a los últimos desastres electorales y le aseguraría un liderazgo en Podemos que debería estar en cuestión. Y con Íñigo Errejón, que vapuleó a su candidata en Madrid, como seria amenaza en el horizonte. Por su parte, Sánchez mantiene su órdago: o le facilitan la investidura sin prácticamente moverse o habrá nuevas elecciones, con las encuestas (no solo la del CIS) a favor. Esa apuesta es cada vez más verosímil. De hecho, el presidente en funciones está preparando ese escenario paso a paso, culpabilizando a los demás de una posible repetición electoral. Su planteamiento es: si es investido con sus condiciones, bien; si no lo es, también, porque está convencido de que aumentaría sus escaños a costa de Unidos Podemos y Ciudadanos. No es extraño que con este panorama más del 32 % de la ciudadanía considere que los políticos son el segundo mayor problema del país.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Cálculo político sin sentido de Estado