Luis José de Ávila, el último mohicano

OPINIÓN

Luis José de Ávila
Luis José de Ávila

23 sep 2019 . Actualizado a las 09:40 h.

Conocí a Ávila siendo una niña, cuando fui con mi madre y mi hermano Javier a buscar a mi padre a una celebración del día del jubilao, en la bolera de Casa Faustino, al lado del Pozo Pumarabule. Y resulta que unas horas después de conocer su fallecimiento, estoy escribiendo estas líneas a pocos metros de donde vi a Luis José por primera vez.

Con el tiempo, la vida fue pasando, y aquel periodista, aquel cronista excepcional de la Asturias y la España de su tiempo, llegó a ser uno de mis referentes profesionales y un buen amigo.

Una de las cualidades que más valoré siempre en Ávila fue su sencillez y su cercanía. Era todo lo contrario al típico periodista divo y engolado. Extrovertido y con una inteligente y muy asturiana ironía, Ávila tenía un olfato excepcional para la información, para localizar las mejores fuentes y saber beber de ellas sin abusar.